Por Alejandro Basulto
3 septiembre, 2020

“Eso es realmente lo que hace la gente en Iowa, es que todos somos amigables y nos ayudamos unos a otros”, dijo Jackson Neary, uno de los jóvenes.

Los huracanes y tormentas son fenómenos naturales que en muchas ocasiones aterrizan a tierra en Estados Unidos. Lo que ha conllevado que los habitantes de este país se encuentren de cierta manera preparados para evitar las peores pérdidas que pueden ocurrir en cualquier desastre natural, que son las humanas. Sin embargo, quienes tienen sus casas en la costa, como es el caso de la comunidad de Iowa, los destructivos efectos de los fuertes vientos en su domicilio, pueden ser hasta millonarios. Fenómeno natural que ocurrió el 10 de agosto, en esta misma ciudad, obligando a muchos propietarios a recoger los restos de su vivienda.

KCCI

Encontrándose en este lugar el lamentable caso de Ray Drake, quien vio cómo el huracán derribó cuatro árboles en su propiedad. Además de que también perdió una valla de privacidad. Destrucción, que solo pudo observar con impotencia, al estar desde el año 1989 paralizado de su cuerpo. Desde entonces sus hermanas han estado a cargo de su cuidado, siendo Janice, una de ellas, la que al ver los daños en su casa, supo que requerirían ayuda. Fue en ese momento cuando apareció Doug Applegate, uno de los viejos amigos de la escuela secundaria de Drake, quien actualmente entrena el equipo de fútbol de un establecimiento educativo.

“Vi algunas de las fotografías y pensé: ‘Necesitas más que una motosierra, Janice'”

– contó Doug Applegate, a KCCI.

KCCI

De esa manera, apareció el equipo de jóvenes de la escuela secundaria Roosevelt. Estudiantes deportistas que aparecieron con guantes listos para empezar a mover secciones de los árboles mientras los cortaban.

KCCI

Estos futbolistas escolares, realizaron un trabajo que si lo hiciera una empresa, fácilmente le hubiera salido cientos o incluso miles de dólares a la familia. Pero este equipo deportivo lo hizo gratis y en dos horas. “Eso es realmente lo que hace la gente en Iowa, es que todos somos amigables y nos ayudamos unos a otros”, dijo Jackson Neary, uno de los jóvenes, a KCCI.

KCCI

Luego de terminar el trabajo, los estudiantes se dirigieron adentro de la casa, para encontrarse con Drake, quien estaba muy agradecido por su ayuda. “Estoy bendecido”, declaró el hombre que se encontraba acostado en su cama debido a su parálisis.

KCCI

Mientras que Janice su hermana, también agradeció a los chicos, para posteriormente ponerse a llorar de la emoción. El mismo Drake a raíz de esto, también empezó a lagrimear, convirtiéndose desde entonces en el mayor fan del equipo Rough Rider, de la secundaria Roosevelt.

Puede interesarte