Por Teresa Donoso
30 marzo, 2017

Donó su fortuna y ahora tiene un aspecto irreconocible.

Mazzi Dumato era el típico hombre de negocios que tiene una gran fortuna: tenía una vida llena de placeres y lujos, conducía costosos autos y vivía al estilo de los millonarios. Sin embargo, el empresario de ahora 38 años decidió decirle adiós a su vida de lujos después de sufrir un horrible accidente que podría haberlo matado.

Media Drum World

 

Según lo que relata el portal británico Mirror, Dumato chocó mientras manejaba su Ferrari. La experiencia fue tan fuerte que decidió que debía cambiar su estilo de vida por completo:

“Me compré un Ferrari y creí que había logrado todo lo que buscaba lograr. Comencé a ir a muchas fiestas y dos semanas después tuve un accidente automovilístico donde varios autos quedaron unos encima de los otros. Me quedé dormido y terminé debajo de un camión”.

Media Drum World

Debido al accidente, Dumato fue a la cárcel. Allí se encontró con un hombre que conocía hacía más de una década:

“Esa mañana, en la cárcel, la primera persona a la que vi fue alguien que conocía hace 15 años. Era el padre de uno de mis mejores amigos de la secundaria. Recuerdo que lo admiraba mucho porque tenía cinco autos y hacía negocios importantes en Dubái”.

El hombre se preocupó de que Dumato no la pasara tan mal en la cárcel y que tuviera una cama y una almohada con que dormir:

“Recuerdo que me senté ahí y pensé ‘esto es todo lo que tengo ahora’. Me habían quitado mi libertad y sólo tenía una almohada y una cama, como todos los demás que estaban allí”.

Fue allí que se dio cuenta de que, como ser humano, no era mejor ni más que los demás. En prisión era Dumato, un hombre más. Después de salir de prisión el hombre se dedicó a viajar. Se fue de Dubái y terminó en Brasil, donde una noche escuchó a una mujer hablar sobre África:

“Ella era voluntaria en Congo, había comenzado a serlo después de salir del hospital por leucemia. Decidió que iría allá y ayudaría a la gente. Fue voluntaria de las Naciones Unidas y la mandaron al Congo, donde pasó un año”.

Media Drum World

Esta mujer, llamada Milena, lo inspiró a seguir con un nuevo rumbo en su vida y posteriormente se convirtió en su esposa. La pareja decidió donar parte de su dinero a una caridad en República Dominicana para ayudar a los refugiados de Haití, pero Dumato pronto comprendió que el dinero no era lo único: la gente también necesitaba que le prestaran atención.

“Nos dimos cuenta de que no podíamos simplemente darle nuestro dinero a la caridad… que deberíamos hacer nuestras propias obras de caridad”.

Después de que Milena sufriera de cáncer de mamas y sobreviviera, Dumato se sintió inspirado a abrir centros que trataran esta enfermedad de forma gratuita para toda persona que lo necesitara. Además, tienen otro centro al lado de un hospital para pacientes de leucemia donde dan comida gratis a los familiares de los pacientes, y también les dan alojamiento si es que lo necesitan.

Media Drum World

Actualmente Dumato se encuentra ayudando a la gente que vive en América del Sur. Su fortuna se ha empequeñecido considerablemente, pero él no tiene problemas con eso. Vive en su van y a menudo duerme en alguno de los centros que ha abierto junto a su esposa.

Se necesitó una experiencia cercana con la muerte para que él cambiara, pero definitivamente ha sido lo mejor que le ha pasado en toda la vida.