Ocurrió después de la cena en el crucero con su marido y sus 3 hijos.

Las personas con desequilibrios emocionales solo buscan estabilidad, y como no la encuentran fácilmente, a veces piensan que suicidarse es la única salida a sus problemas. Al menos eso pareció suceder con la mujer que saltó de un crucero en plenas vacaciones familiares cerca de New Caledonia.

Luego de días a bordo del crucero Pacific Dawn, en un viaje que sería inolvidable para toda la familia y que pretendía alejarlos de la rutina, Natasha Schofield, de 47 años, pese a que se veía feliz, parecía no estar pasándolo del todo bien. Y la noche del jueves, luego de cenar con su marido y sus tres hijos, fue a dar un paseo por la cubierta del barco, que en ese entonces navegaba a unos 240 kilómetros al oeste de New Caledonia, según consigna el Daily Mail.

No estaba sola, su marido la acompañaba y parecían tranquilos y cariñosos, según imágenes rescatadas desde el mismo crucero que ahora están en poder de la policía.

Sin embargo, sin ningún aviso o explicación, la mujer se precipitó por la borda.

Como su marido estaba cerca, alcanzó a tocar una de sus piernas para sujetarla, pero el impulso había sido demasiado fuerte y cayó al mar… perdiéndose entre las olas inmediatamente.

9 News

Otros pasajeros testigos alcanzaron a ver la situación e incluso lanzaron un flotador para que lo tomara y pudiera salir a flote, pero todo fue en vano. Ella estaba decidida a morir y nada la habría hecho cambiar su decisión. Ni su marido ni sus hijos la volvieron a ver.

Por suerte, los niños no estaban en el lugar cuando su madre saltó, pues de seguro habría sido un trauma aún más difícil de superar que el que deben estar viviendo por estos días. Como sucedió con su esposo, quien luego de ver caer a su mujer, se desplomó en estado de shock, según contaron otras personas que presenciaron el incidente.

Channel 10

Minutos después de que informaran la caída de la mujer, el barco comenzó una extensa búsqueda que duró casi 16 horas, antes de suspenderse el viernes, a las 7.30 de la mañana, para dirigirse hacia Brisbane. Tras no hallar su cuerpo por ningún lado, decidieron detener la exploración, pues según señalaron los expertos “después de este período de tiempo en condiciones de mar difíciles y después de una noche completa en el mar, no se consideró posible encontrarla“.

Google Maps

Cuando los pasajeros desembarcaron en Brisbane el domingo por la mañana y tras una seria investigación que incluyó imágenes y relatos de testigos, el inspector de policía de Queensland, Rob Graham, confirmó que la mujer había saltado intencionalmente. “Esto no fue un accidente. Seamos abiertos y honestos acerca de la salud mental. Es un final trágico de lo que debería haber sido una experiencia de vacaciones de por vida para una familia amorosa”, dijo angustiado.

9 News

Según su propio relato de los hechos, ellos iban caminando, se detuvieron un momento, se inclinaron por la borda y ella saltó. Él intentó tomarla por una de sus piernas, pero no pudo hacer nada.

Por ahora, el operador de cruceros, Carnival Australia, se encuentra cooperando con la investigación.

Pero qué habrá pasado por la mente de esta mujer… siempre será un misterio.

 

Puede interesarte