Por Josefina Pizarro
26 julio, 2017

¿Recuerdas al tipo de los desodorantes gratis? Pues es algo así.

Creo que comprar es una de mis cosas favoritas en el mundo entero. No tienen que ser lujosos coches o bolsos de ensueño, con tal de comprar un lápiz o un chicle con mi dinero estoy feliz. Sé que todos a veces hemos visto errores en carteles que nos permitirían llevarnos más de uno o así, pero no lo hacemos para no tener problemas. Un mexicano sí que lo hizo pero todo fue por una buena causa: se llevó cientos de kilos de comida de perro gratis por fallo en cartel.

Hace unas semanas un mexicano llamado Juan de Dios Partida hizo noticia luego de que, por error en cartel, se llevara 235 desodorantes por el “precio de uno”.

Periodico Cinco

Aunque las personas no estaban muy de acuerdo con lo que hizo, pues probablemente le cobrarían a otros por lo que hizo, lo logró y se bañará en desodorante hasta el año 2040.

Periodico Cinco

Hoy la historia se repite, pero de una manera algo diferente: todo fue por una buena causa.

Parte de una manera muy similar: Alan Santana, joven mexicano de 27 años, se encontraba comprando en un almacén de su barrio cuando encontró la “increíble” oferta de “18.5” pesos mexicanos (Un poco más de un dólar) por un costal de 25 kilos de comida para perro.

Alan Santana

El problema es que en el cartel no se especificaba que fuera un saco, sino que se podría malentender como que todos los sacos estaban a ese precio.

El hombre le pidió a su hermano que se quedara haciendo guardia hasta encontrar los carros suficientes para llevarse todos los costales, que eran 450 kilos divididos en 18 bolsas.

Alan Santana

O sea, 19 dólares más o menos (Seamos sinceros, ni tanto dinero era por todos esos kilos pero obviamente pagar menos siempre es mucho más satisfactorio).

Alan Santana

El encargado del almacén habló con el hombre, intentando persuadirlo de que no se llevará a los kilos por ese ridículo precio, diciendo que la cajera tendría que pagar la diferencia, pero Alan estaba decidido. Se había informado lo suficiente para defender su postura sin afectar a nadie en el proceso.

Después de largas discusiones y “amenazas”, como él dice, por parte de la empresa, logró su cometido: llevarse toda la comida de perro casi gratis.

Alan Santana

Pero lo que hizo después logró enternecer el corazón de los usuarios: lo donará todo a fundaciones que se encargan de perros, así que le perdonaron el osado acto, que según algunos, podría dejar sin trabajos a otros.

Alan Santana

Para la otra, sólo tendrán que ser más cuidadosos cuando pongan algo en oferta.

Te puede interesar