Por Francisco Armanet
7 noviembre, 2017

Su conocimiento sobre el universo es asombroso, pero nadie nunca se lo enseñó.

Es ruso, tiene 20 años y un nombre que seguramente no serás capaz de recordar, sin embargo, eso no es lo importante de retener en la memoria. Boriska Kipriyanovich, un chico imposible de comparar con los demás jóvenes de su edad,  ha deslumbrado a sus padres desde que era apenas un niño. Además de todo el asombro que conlleva el nacimiento de un hijo, Boriska llamó inmediatamente la atención por haber sido capaz, a las pocas horas de nacer, de sostener su cabeza sin el apoyo de otra persona. Eso fue lo primero que su madre, quien también es doctora, aseguró como indicio de que algo especial había en su hijo.

Camelot Project

Pero luego, al cabo de menos de dos años, el chico sorprendió por leer y escribir perfectamente, cosa que ningún otro niño de su edad es capaz de hacer. Entonces, se levantaron las alertas.

Según consignó Daily Mail, cuando Boriska creció, los eventos fueron narrados por él mismo. Dijo que había vivido en Marte antes de nacer en la Tierra, y a su vez, aseguró haber luchado en un guerra dentro del planeta rojo que posteriormente terminó en un desastre nuclear. Y claro, todo parece muy extraño e inevitablemente difícil de creer, pero cuando su testimonio se une con los avanzados conocimientos que tiene y tuvo desde un comienzo, entonces las cosas parecen cobrar algo más de sentido.

Camelot Project

Los expertos en astronomía han señalado que, efectivamente, Boriska posee información sobre el universo que muy pocas personas en el mundo saben. Lo extraño es que aparentemente nadie se la ha enseñado.

Sobre su pasado en Marte, sin embargo, todo es más incierto. Dado que el ser humano aún no ha habitado el planeta, sólo quedaría confiar en sus palabras.

Boriska dice que los habitantes en Marte miden en promedio 2 metros de altura y que viven bajo tierra. A su vez, asegura que respiran dióxido de carbono, lo que sería el homólogo al oxígeno en nuestro planeta.

Camelot Project

Según él, los marcianos son inmortales y dejan de envejecer (o desarrollarse) a los 35 años. También tienen una tecnología extremadamente avanzada y puede viajar a la velocidad de la luz.

Pero, además de todo lo que ha narrado sobre Marte, Boriska también se ha referido a la Tierra. Tal como ha dicho, la vida en nuestra planeta cambiaría drásticamente cuando la energía comience a ser absorbida por los agujeros negros más cercanos.

Y bueno, nunca sabremos a ciencia cierta si lo que dice Boriska es cierto o no.

Pero quizás mirar sus ‘dibujos’ podría dar alguno que otro indicio sobre la seriedad del asunto…

 

Puede interesarte