Por Camila Cáceres
3 mayo, 2017

Rompiendo narices y estereotipos.

Es increíble la cantidad de cosas que una sociedad puede asumir sin realmente saber sobre un tema. Admito que no soy exactamente una experta en religiones, pero Wikipedia es una cura muy útil para la ignorancia y, aún mejor, contra la crueldad que la ignorancia provoca. Ya nadie tiene excusa para ir diciendo que todos los musulmanes son terroristas (son el pueblo más afectado por extremistas, de hecho), o que “someten» a «sus” mujeres (¿”Sus” mujeres? ¿En serio? ¿Qué es esto, el siglo XIV?).

Pero como SIEMPRE van a existir Ese Tipo de personas, también deben existir increíbles seres humanos como Amaiya Zafar.

«¡Esto es lo que significa golpear como niña! (¡Mi hija Amaiya!)».

Amaiya comenzó a boxear a los 13 años: “Cuando entré a un gimnasio de boxeo por primera vez, supe que era algo que estaría conmigo el resto de mi vida”.

A sus 16 se dedica al deporte con la misma pasión que siente por su religión. El problema es que en Estados Unidos las reglas del boxeo no permiten usar ropa que cubra la cabeza o los brazos, y trataron de prohibirle usar su hijab. De hecho, la descalificaron en noviembre del 2016 por insolentemente subir al ring con la cabeza cubierta.

“¿Por qué tendría que comprometer mis valores por el deporte que amo? Esta es mi vida. Voy al gimnasio todos los días. ¿Por qué tendría que debatirme entre eso y mi religión?”.

Amaiya Zafar

“La batalla no la gana el más diestro, sino aquel que puede soportarla hasta el final. Al final, si no puedo volver a competir pero logro que cambien la regla para que otras chicas musulmanas puedan competir en Estados Unidos, entonces habré ganado”.

Amaiya Zafar

Zafar quiere llegar a las olimpiadas del 2020 en Tokio, Japón, y ya comenzó a escribir a la Asociación Internacional de Boxeo para que modifiquen su libro de reglas.

¡Una chica realmente increíble!

Puede interesarte