Por Monserrat Fuentes
14 Julio, 2017

Se llama la “Escuela por la Justicia” y está ubicada en India.

Lamentablemente en India muchas mujeres son llevadas al comercio sexual, la mayoría de ellas han sido vendidas a prostíbulos o llevadas al tráfico sexual o trata de blancas. La nueva “Escuela por la Justicia” se abrió para detener esto, para formar a futuras abogadas que ayuden a miles de niñas y mujeres de ese país.

Fue inaugurada por la ONG alemana “Free a Girl” en abril y educa a mujeres que fueron víctimas para que mañana puedan ayudar a otra mujeres a ser liberadas del comercio sexual.

School for Justice

Si bien India tiene un fuerte legislación para el tráfico de blancas, no siempre se logra condenar a los perpetradores, según el the U.S. State Department, solo el 77% de los acusados recibe un condena.

Para mantener la seguridad de las estudiantes, no se revela el nombre completo de ninguna de las alumnas, ni la locación de la escuela, ni las universidades en las que son aceptadas.

School for Justice

Hasta el momento, la escuela para preparar a futuras abogadas ha recibido a 19 pupilas, de las cuales 4 ya fueron aceptadas en la carrera de leyes de distintas universidades y las 15 restantes, seguirán estudiando para aplicar el próximo año.

Estos son algunos de los crudos testimonios de las chicas:

Siendo pobre, dejé a mi familia a los 9 años de edad para trabajar en el servicio doméstico en una casa grande. El jardinero, el portero, el barrendero y otros hombres me abusaron allí (…). Años más tarde salí de la casa, pero no me di cuenta de que sin dinero ni direcciones no sería capaz de encontrar mi camino a casa. Le pedí ayuda a una mujer que pedía limosna, pero me llevó a un burdel y me vendió. Yo tenía 13 años“.

Sangita, sobreviviente.

“Algunas personas nos tratan como si fuéramos cualquier cosa o como un insecto que no tiene derecho a una vida o a ser parte de la sociedad”.

Kalyani, sobreviviente.

School for Justice

Sangita también agrega: “Quiero pelear contra la explotación sexual infantil y ayudar a otros como yo, me emociona poder convertirme en abogada, por eso me uní a la escuela”.

La fundación ayuda a las sobrevivientes  de varias formas: pagando las mensualidades de la universidad, proporcionando alojamiento, alimentación y transporte hasta que logren obtener el título de abogadas.

School for Justice

Su creador es el alemán  J. Walter Thompson, un activista y comprometido con la causa.

Una ejecutiva de Free a Girl dijo: “No vamos a cambiar al mundo con 19 chicas, pero ellas se convertirán en agentes de cambio, ellas darán de qué hablar y eso hará presión en organismos internacionales que pueden contribuir a que el sistema cambie”.

Te puede interesar