Por Daniela Morano
15 enero, 2019

Robbie falleció de una sobredosis a los 23 años y tanto su madre como hermana están seguras de que aún las acompaña en casa. «Y se parecía a él… la barba y todo», cuentan.

Cuando un ser querido muere, siempre es difícil de aceptar la idea de que nunca jamás volveremos a verlo. Incluso si han pasado meses o años enfermo, uno nunca está realmente preparado para el momento de decir adiós definitivamente. Quizás en el momento mismo sea fácil aceptarlo, pero los días posteriores no. El recuerdo constante de su ausencia puede volverse cada vez más insoportable.

Algunas personas incluso dicen ver el espíritu de quien se fue, como le ocurrió a Jennifer Hodge, en Atlanta, Georgia, Estados Unidos. La madre de 57 años perdió a su hijo Robbie hace dos años tras sufrir una sobredosis y cree que él sigue presente en su casa.

Kennedy News and Media

Hodge se encontraba con su hija Lauren, de 21 años, viendo televisión cuando recibió una alerta en su celular sobre una «persona cerca de la entrada». Esto luego de que las cámaras de seguridad de su hogar registraran la imagen de una figura masculina media transparente caminando por la cocina.

«Es una locura, estoy en shock. Estaba viendo televisión con mi hija y estaba a punto de quedarme dormida. El celular estaba entre las dos cuando me llegó una notificación diciendo que alguien andaba en la cocina. Mi hija me dijo como ‘mamá, hay alguien en la cocina… ¡mamá es Robbie!'», le contó a Daily Mail.

Kennedy News and Media
Kennedy News and Media

«Y se parecía a él… la barba y todo».

Las dos se pararon y fueron a la cocina, aunque con miedo, y vieron que no había nadie. «Ahora siento que algo me intentaba decir, que está feliz en el cielo. Eso me tranquiliza, pero aún siento que es extraño. Estoy sorprendida, ¿por qué me pasó esto a mí?»,

Kennedy News and Media
Kennedy News and Media

Robbie falleció a los 23 años el 2016 tras sufrir una sobredosis accidental de Xanax. «Era un gran chico, tenía una adicción de eso no hay duda. Antes que de muriera abrimos una fundación para ayudar a otros con problemas de adicción, había ganado premios. Lo que más quería era ayudar a otros».

Puede interesarte