Ella tenía claro que no alcanzaría a vivir para el matrimonio de su hija, pero de todas formas buscó la manera de acompañarla.

Para cualquier persona el matrimonio es dar un paso muy importante en la vida. Y lo más probable es que cuando llegue el momento, los novios quieran estar acompañados de sus familiares o amigos más cercanos, compartiendo ese día de felicidad.

Sin embargo, no todo es como uno lo quiere.

Bien lo sabe Emma Lett, que soñaba con tener a toda su familia acompañándola en el día de su boda. Sin embargo su madre, la persona más importante para ella, no pudo asistir, pues había fallecido el año pasado aquejada por un cáncer.

Autor desconocido, ayúdanos a encontrarlo

Pero como el amor de mamá no tiene límites, presintiendo lo que ocurriría, ella se preocupó de dejarle un regalo a su hija para ese gran día.

Así que cuando Emma se preparaba para su boda, llegó un regalo a su puerta. Eran unos zapatos hermosos de color rosa, que tenían un conmovedor mensaje inscrito en su base. “Quería que tuvieras un regalo mío el día de tu boda. Tus zapatos de boda son mi regalo para ti”. “Espero que tengas un día mágico. Mucho y mucho amor y grandes abrazos“, se podía leer en ellos.

Autor desconocido, ayúdanos a encontrarlo
Autor desconocido, ayúdanos a encontrarlo

“Fue tan difícil planear una boda sin tenerla conmigo, y he llorado un montón”. “No tenía ni idea, mi prometido lo sabía. Fue un shock absoluto. Saqué un zapato y vi parte del mensaje y no pude pensar quién sería” contó la mujer que apenas descubrió que había sido su madre, rompió en llanto.

Autor desconocido, ayúdanos a encontrarlo

Así que aunque no pudo estar con ella durante ese día, de todas formas hizo su día especial.

Puede interesarte