Por Daniela Morano
12 junio, 2017

“Lo miré, y él me miró, todo pasó muy rápido”.

Candice Hedge, de 31 años, es una mujer australiana que junto a su pareja sobrevivieron el más reciente ataque terrorista en Londres. A Candice le cortaron la garganta cuando tres hombres atropellaron a varios transeúntes y luego bajaron del carro para atacar a otros inocentes con cuchillos. Ocho personas murieron antes de que los atacantes fueran detenidos por la policía.

“Decían, ‘Esto es por nuestra familia, esto es por Alá. Dejen de vivir esta vida,'” contó Luke, su novio, a Channel Seven. Hedge se encontraba trabajando en un restaurant en Borough Market cerca del puente de Londres junto a Luke.

Facebook Candice Hedge

Al relatar el incidente, ella cuenta que vio a su atacante a los ojos un segundo antes de ser acuchillada. “Lo miré, y el me miró, todo pasó muy rápido. Me atacó y listo. Estaba vomitando sangre”.

El corte fue lo suficientemente profundo para casi romper sus cuerdas vocales y una arteria principal. “Podía sentir la cantidad de sangre y estaba caliente en mis manos. Y podía ver la mucha que salía, ya sabes, como en las películas de terror, era como eso. Por un momento pensé que no lo lograría”.

Channel Seven

Las ambulancias no podían pasar al lugar por precaución en caso de que el ataque continuara.

Hedge estuvo obligada a caminar hasta un hospital mientras sostenía un pedazo de tela a su cuello. “Sólo pensaba ‘no quiero morir. Quiero sobrevivir a esto,’ y quería salir de ahí. Quería estar segura”.

Channel Seven

Su hermana, Amber y su padre dicen que el momento fue devastador, ya que no podían contactarse con ella. Su padre contó al programa que Candice se escondió bajo una mesa antes de que uno de los terroristas la atacara.

PA

Menos mal no hubo mayor daño físico y está recuperándose. Claro que el daño psicológico es otra cosa.

Puede interesarte