Por Alejandro Basulto
13 octubre, 2020

Ella exige la nulidad civil de un matrimonio que había terminado en un divorcio de mutuo acuerdo hace nueve años, y ahora reclama una reparación de 11.815 dólares por supuestamente ocultarle su homosexualidad.

Nos encontramos en el siglo XXI y más precisamente en el año 2020, y todavía en el mundo, y por sobre todo, en varios países, se sigue en deuda con los derechos y el debido trato hacia las personas LGTBIQ. Todavía hay naciones que en su legislación, las personas homosexuales, bisexuales y transgénero, no tienen los mismos derechos de quienes son cisgénero y heterosexuales.

Javier Villalta / Twitter

En muchos lugares del mundo no se pueden casar, no pueden adoptar, no se les respeta y consagra legal y socialmente su identidad de género, y para peor, hay de hecho rincones en el planeta donde se les persigue por ser como son. Tras siglos de evolución e historia, todavía matan a gente por su orientación sexual y su identidad de género. Por lo que tampoco es sorprendente, que un hombre en España, llamado Javier Vilalta, esté siendo juzgado por supuestamente ocultarle a su ex esposa que era homosexual antes de que ambos se casaran. Demanda que realizó la mujer con quien compartió dos años de noviazgo y tres de casados, luego de nueve meses de pactar el divorcio de mutuo acuerdo.

Javier Villalta / Twitter

Según consigna El País, en la denuncia dejada por la demandante M. J. R., ella relata que cambió de parecer, tras su separación legal con Javier Vilalta, luego de que dos amigos en común le aseguraran que ellos conocían “la homosexualidad” su ex esposo desde su niñez, llegando a mantener este una relación con un conocido por todos durante su juventud. Hombre que acorde a lo escrito en el testimonio de quien denuncia, habría confirmado por teléfono su antiguo noviazgo con Javier.

Javier Villalta / Twitter

A raíz de esto, ella decidió iniciar un procedimiento civil, en el Juzgado de Instrucción 9 de Primera Instancia de Valencia, para de esta manera obtener la nulidad del matrimonio y una indemnización de 10.000 euros (11.815 dólares estadounidenses), por supuestos daños “económicos y morales” derivados a haber contraído aquel matrimonio, ante el que ella asegura que no habría dado su consentimiento si hubiera sabido que Javier Vilalta era homosexual. Acusando que él habría ocultado su homosexualidad “deliberadamente”, lo que por lo tanto habría influido en el fracaso de su relación.

Javier Villalta / Twitter

Mientras tanto, el demandado, anunció que es bisexual a través de su abogado en el juicio. Él no hablo ante los jueces, porque según Fiscalía y su defensa, no era necesario que lo hiciese. “Aunque admitiéramos que Javier tuvo una relación con un hombre en el pasado, en cualquier caso, no existe ninguna razón por la cual una persona bisexual no pueda mantener un matrimonio feliz”, señala el abogado del demandado, Javier Molpeceres. Esto al mismo tiempo que su ex esposa afirma que su relación heterosexual consistió de ocultar su supuesta homosexualidad, mientras el demandado asegura que ha mantenido relaciones con otras mujeres antes y después del matrimonio.

Javier Villalta / Twitter

La finalidad de la exigencia de la demandante por una nulidad civil del matrimonio, es borrar el rastro de su relación en los documentos públicos. Demanda ante la que Javier aseguró no ser consciente de su bisexualidad hasta después de su matrimonio, habiendo admitido que tuvo relaciones con hombres. “En cualquier caso, creo que no tendría por qué dar explicaciones en este sentido”, declaró al respecto, Javier Vilalta a El País.

“Hasta hace 15 días apenas lo sabía nadie. He pasado unos meses encajando la situación, porque la demanda es el primer mensaje que recibí de ella después de años de amistad. Me ha costado asimilarlo, pero dada mi trayectoria como activista he decidido que ha de servir para evidenciar un grave problema de inconstitucionalidad y legislativo (…) Lo grave de esta situación es que estamos asistiendo a un juicio moral, que vulnera varios derechos fundamentales de paso. El hecho de que se celebre el juicio demuestra que no existe ni libertad ni equidad sexual, y que la homosexualidad o la bisexualidad se pueden penalizar”.

–dijo el demandado al medio español–

Javier Villalta / Twitter

Javier Vilalta además de ser conocido en el mundo de la cultura y la comida, también es un destacado defensor de los derechos humanos, y en especial, de las personas privadas de libertad. Sintiéndose juzgado por su orientación sexual, y más aún después de que la abogada de su ex esposa exigiera a su defensa que presentara testimonios de mujeres con las que él haya mantenido relaciones. Lo que para Javier fue una clara afrenta a los derechos a la intimidad, a la privacidad y a las leyes de igualdad.

Puede interesarte