Por Daniela Morano
21 Abril, 2017

A raíz de la legislación estadounidense, las hermanas pretenden mudarse a Canadá.

Este grupo de monjas en California se hacen llamar feministas y “monjas marihuaneras”. Están intentando cumplir la misión de empoderar a las mujeres pero también de sanarlas con sus productos de cannabis. Viven en el pueblo de Merced en el Valle Central, donde se cultivan más de la mitad de las frutas, vegetales y frutos secos de Estados Unidos.

Jacki Huntington

Ellas insisten en que no están asustadas de Trump y que, de hecho, debido a su política contra la drogas, han decidido expandirse aún más. El año pasado vendieron alrededor de 750 mil dólares en productos. Ha sido la mayor ganancia que han tenido desde el 2015, cuando comenzaron el negocio.

NBC

Trump y su gabinete están en contra de la legalización de la marihuana, por lo que muchos estados donde sí se permiten ciertos tipos de distribución de la planta, están muy preocupados.

Pero las hermanas no están preocupadas. “Lo que Trump ha hecho por nosotras es poner un cohete bajo nuestros traseros y enviarlo a otro país. Nuestra respuesta a Trump es Canadá,” dijo una de las hermanas Metro.

Actualmente venden online en Canadá, y esperan expandirse y abrir un lugar allá en los próximos dos meses.

NBC

Transforman cannabis en bálsamos y ungüentos para mejorar la salud, para ello utilizan cañamo con bajos niveles de THC (Tetrahidrocannabinol), el compuesto que psicotrópico de la planta.

“Estamos en contra de la religión, así que no somos una. Nos consideramos Beguinas (asociación de mujeres cristianas, contemplativas y activas, que dedicaban su vida a la ayuda de los desamparados), queremos revivir el movimiento,” cuenta la hermana Kate, de 58 años.

¿Te habrías imagina alguna vez ver algo así?

Te puede interesar