Por Cristofer García
15 enero, 2020

Más de 30.000 personas han debido evacuar, luego de la actividad volcánica del Taal.

Desde que el volcán Taal, en Filipinas, entró en erupción no ha detenido el flujo de cenizas en las ciudades aledañas. Las poblaciones y vegetaciones han perdido su color y en cambio un lluvia gris de cenizas volcánicas ha cubierto todo.

Los habitantes de la provincia de Batangas, la capital Manila y demás poblaciones aledañas han tenido que lidiar con el dominante barro y las cenizas que, con la fuerza del viento han viajado más de 100 kilómetros. Además, en los alrededores del volcán las superficies se han agrietado de manera importante.

AP

El pasado domingo 12 de enero una fuerte erupción tomó por sorpresa a los residentes de esta provincia. Más de 30.000 personas han debido evacuar por los riesgos que representa esta actividad volcánica, sin embargo, al menos 5.000 personas hacen vida en las cercanías del Taal, a pesar del peligro de la expulsión de lava que ha comenzado, según reseñó Associated Press.

AP

Este particular volcán se encuentran en medio del lago Taal. No obstante, después de 40 años inactivo, presentó una fuerte actividad eruptiva y muchos han luchado por rescatar su pertenencias en las laderas del volcán. Pero la mayoría de los lugareños conoce el peligro que esto representa.

«Casi todo fue destruido (…) si alguien desafió las órdenes y se quedó atrás , habría sido asesinado sin lugar a dudas».

Christian Morales, residente, a AP.

AP

Sin embargo, hasta la fecha las autoridades filipinas no han reportado ningún muerto por la reciente actividad eruptiva del Taal. Se espera que la erupción continúe y que los pobladores restantes terminen de abandonar los alrededores, lo como advierten las autoridades, porque reiteradamente la isla ha sido declarada como zona de peligro.

Estas son algunas de las fotos que ha dejado la erupción del Taal y cómo los habitantes se han adaptado a vivir en estas circunstancias.

AP
AP
AP
AP
AP
AP
AP

El peligro de un desastre mayor tiene en alerta los filipinos.

Puede interesarte