Por Andrea Araya Moya
21 noviembre, 2016

La calma se acabó en un segundo.

Los bombardeos y ataques en Siria se están haciendo una costumbre. Constantemente mueren niños y adultos en los ataques explosivos en diferentes zonas. La más reciente a un hospital de niños que estaban siendo atendidos por un ataque con gas cloro. Con este atentado los rebeldes terminaron por derribar el último hospital que podía atender niños. Tanto así, que decenas de ellos fueron atendidos en las calles exponiéndose a quizá nuevos ataques que atemorizan a miles de personas en la localidad.

Recientemente, un video registrado por un padre muestra a un sonriente bebé que interactúa con la cámara. De pronto, se escucha un fuerte estruendo que viene desde afuera de la casa: una bomba explotó justo ahí cerca.

El bebé sonreía tranquilamente a su padre cuando una bomba explotó afuera de su casa en la ciudad de Aleppo. En el video el bebé sonríe y aplaude, pero salta asustada cuando se escucha la explosión. Afortunadamente ambos no sufrieron daños, pero las imágenes que el padre alcanzó a capturar reflejan la violencia, inseguridad y miedo que viven a diario miles de ciudadanos que están en las zonas de bombardeo.

El este de Aleppo está siendo bombardeado por fuerzas del gobierno ruso que planean desalojar a los rebeldes que controlan la ciudad. Más de 250 mil personas viven en esa zona y constantemente están en el blanco de los ataques que provocan los seguidores del gobierno del Presidente Bashar al-Assad. Estos han detonado bombas y otros explosivos que ya han acabado con la vida de centenares de personas.

Y al parecer, estos ataques no quieren terminar.

Sin embargo, esperamos que algún día finalmente lo hagan.

Puede interesarte