Por Josefina Pizarro
12 Junio, 2017

Ahora jamás podremos dejar de verlo.

Willy Wonka y la fábrica de Chocolate es una película de 1971 basada en el exitoso libro de Roald Dahl: “Charlie y la fábrica de Chocolate”. De seguro conoces a Dahl por sus otros enormes éxitos en libros (y luego películas) como “Matilda“, “El gran gigante bonachón” o “Las brujas”. Pero volviendo a su cinta, tiene un detalle que nunca había notado y que te pondrá los pelos de puntas. ¡Pobre niña pequeña!

Como muchos saben, “Willie Wonka y la fábrica de Chocolate” no sólo es una muy buena película, sino también nuestra niñez en forma de una cinta.

Warner Bros.

¡No, no esa película con Johnny Depp! ¡La de 1971!

Paramount Pictures

Así está mucho mejor.

Paramount Pictures

Digo, ¿a quién no le gustaría entrar en una fábrica que tiene su propio río de chocolate, divertidos empleados come chocolate y prácticamente casi todo comestible?

Paramount Pictures

Pero hay una cosa que me llamó la atención (además de que un hombre obsesionado con el chocolate casi matara a niños) en la película y que de seguro tú tampoco te diste cuenta.

Paramount Pictures

Bueno, seguro recuerdas la canción “Candy Man Can” donde el dueño de la tienda de dulces, Bill, canta sobre arcoiris y lo bueno de la vida.


Además de darle a los niños dulces como si fueran gallinas, claro.

Pero, casi al final de la canción, ESTO PASA:

¡Pobre pequeña! Aunque no puedo evitar reírme un poquito…


OK, OK. Sé que no deberíamos reírnos de la pobre niña, pero vamos, estaba tan cerca del mostrador que prefiere dejar en peligro su propia seguridad por dulces.

DULCEEEEEEEES.

Paramount Pictures

Todos estaríamos así si fuera por eso, ¿no?

Puedes ver la canción completa aquí:

Y el momento en el minuto 2:17.

¿Qué te parece el detalle? ¿Lo conocías?

Te puede interesar