Por Alex Miranda
29 mayo, 2018

El poblado español es conocido por sus excéntricas fiestas llenas drogas, sexo, reality shows, muertes, suicidios y golpizas en sus calles.

La ciudad española de Magaluf es conocida por sus excesos en vacaciones de verano. Las calles, que durante el resto del año son pacíficas, en época estival se llenan de turistas dispuestos a hacer de todo en las calles de la ciudad. Como cada año, el municipio de Mallorca trata de prepararse de la mejor manera posible ante esta fuerte alza de gente en la ciudad, pero incluso antes de comenzar la temporada alta (meses de junio, julio y agosto, por el verano europeo) ya se comienzan a registrar los primeros problemas. ¿El último? Un incendio en las dependencias del BH Mallorca Hotel que terminó con cuatro turistas ingleses compareciendo en el juzgado español.

Si bien la gente que vive ahí ya está aburrida de las constantes fiestas en sus calles y locales, para los jóvenes ingleses representa el paraíso en la tierra. La ciudad fue bautizada por los medios de Inglaterra como “zona de guerra” por como se llena de gente, de drogas, alcohol y aún a sabiendas de que volverá a pasar este año, no se puede controlar. Si hasta existe una página de Facebook que reúne fotos, videos e historias sobre la gente que visita Magaluf. ¿Lo peor? Los mismos ingleses son los que suben ese contenido a la red.

Jamie Lee Curtis – Vice

“Este es el turismo que da de comer a Mallorca”

El ascenso de la ciudad en las preferencias de los turistas ingleses comenzó cerca del año 2010, cuando empezó a ser frecuentado por sus hermosas playas y temperadas aguas. De a poco se fue haciendo conocida entre los vacacionantes, pero la mala fama llegó de la mano de un reality show del canal BBC Three titulado: Sun, sex and suspicious parents (Que se traduce en algo como “Sol, sexo y padres desconfiados”). La idea del programa era documentar las vacaciones de jóvenes que creían iban sin sus padres, cuando en realidad ellos estaban monitoreando todos los pasos de sus hijos y lo que pasaba dentro de sus habitaciones, para revelarse ante sus hijos al final de las vacaciones. Las ciudades en las que se graba van rotando, pero Magaluf ya ha aparecido dos veces en 3 temporadas, antes que el programa se expandiera fuera de Europa. Un dudoso honor que también comparte la ciudad española de Ibiza.

Gracias a este destape de las actitudes en las fiestas de la ciudad, ahora el mundo conoce Magaluf por su verdadera cara, donde no solo el consumo de droga es algo que ya no sorprende a nadie, sino que es parte del panorama normal de la ciudad, y eso sin mencionar los borrachos durmiendo en cualquier parte y el sexo en los lugares más impensados, todas formas que terminan por definir al Magaluf de hoy.

163 Photo

Pero lamentablemente la ciudad recibe ese tipo de atención porque ha sido construida de esa manera. Es cosa de pasear por su calle principal: Punta Ballena, una calle de aproximadamente 400 metros, que en temporada alta cierran para que los vehículos no pasen y los turistas puedan transitar tranquilos. Pero, si tanto problema hay en esta ciudad, y si hace tanto tiempo se sabe, ¿se hace algo al respecto? Para responder esa pregunta basta con ver la distribución de Punta Ballena, que tiene aproximadamente seis discotecas, varios topless bar, restaurantes, salas de tatuaje, locales de comida rápida, salones recreativos y tabernas, entre otras cosas.

Lamentablemente, y a pesar de que Magaluf tiene una fama ganada a punta de grandes escándalos,  los jóvenes siguen enfilando hacía allá. La BBC -sí, de nuevo- en 2013 hizo un programa llamado La verdad sobre Magalluf , donde una periodista se adentraba en la vida nocturna de la ciudad, alertando por sus excesos. La gente parece hacer caso omiso a las historias, considerando que desde Carnage, una de las empresas que vende los packs para ir de vacaciones a Magaluf, se lavan las manos diciendo que “Este es el turismo que da de comer a Mallorca”.

Jamie Lee Curtis – Vice

Los escándalos de Magaluf

Carnage se hizo conocido porque fue la empresa que gestionó la salida de una chica irlandesa que se haría famosa al ser captada en imágenes practicando sexo oral a una veintena de chicos, haciendo saltar al conocimiento público una de las prácticas más controversiales de la ciudad: las competencias de sexo oral. La chica que gana tiene barra libre en ese local durante todas sus vacaciones. Otra de las prácticas recurrentes es el balconing, que consiste en pasarse de balcón en balcón buscando gente con la que seguir la fiesta. También se han hecho reportajes sobre el bajo precio del alcohol -ya que muchos son licores falsos o piratas de marcas más grandes para poder suplir el pequeño precio que se cobra-, la prostitución y la delincuencia en las calles. Si hasta se han visto casos de “droga caníbal”, esa sustancia que dio tanto que hablar hace años. Eso si contar con el trabajo ilegal y mal remunerado que le dan a los turistas en la ciudad, los que muchas veces no alcanzan para pagar el hotel donde se quedan.

Y si a alguien le parece una exageración, vamos a los casos más extremos. En 2011 una pelea de bar entre amigos terminó en tragedia, cuando uno de los dos tomó una botella y le cortó el cuello a su interlocutor. Cerca de ese bar se puede encontrar el parque en que un joven irlandés se ahorcó con una sabana después de una noche de excesos.

Jamie Lee Curtis – Vice

Si miramos los datos del 2018 nos daremos cuenta que no mucho ha cambiado. En lo que va del año ya ha muerto una joven que cayó de su balcón, presuntamente practicando balconing. Por otro lado, un joven de 30 años fue encontrado muerto en Punta Ballena, entre el olor a vómito, marihuana y alcohol barato, cualquiera hubiera pensado que era otro borracho que no pudo más, pero se descubrió que fue atacado y pateado en la cabeza por una pandilla. La última noticia sorprendente que a dado Magaluf es el incendio en BH Mallorca Hotel, que según se descubrió después, fue causado por una broma que salió de control. Los cuatro jóvenes responsables del acto querían prender con fuego los calcetines de un amigo, usaron spray y un encendedor, el resto es historia. Los terminó salvando otra persona que se hospedaba en el hotel, ya que terminaron inhalando demasiado humo y eventualmente desmayados.

Al parecer no importa cuántas advertencias se hagan, Magaluf es el paraíso terrenal para muchos jóvenes que siguen visitando sus playas en busca de distorsionadas fiestas y alocados recuerdos a medias. ¿Qué crees que se podría hacer con esta ciudad?

Puede interesarte