Por Juan David Montes
17 enero, 2017

Un final feliz.

Desde que la madre de Bana Alabed creó una cuenta de Twitter a nombre de esta niña de siete años, miles de usuarios de esta red social en todo el mundo comprendieron el horror de la guerra en Siria desde la perspectiva de una menor de edad. Su caso incluso conmovió a la escritora británica J.K. Rowling, quien le regaló ejemplares digitales de los libros de Harry Potter.

Después deuna serie de bombardeos sobre la zona de Alepo en la que estaba ubicada la casa de Bana, el mundo estuvo a la expectativa de si ella y su familia sobrevivieron a los ataques.

En diciembre se confirmó que Bana, sus hermanos y sus padres estaban vivos, tras evacuar Alepo.

Pues bien, ahora Bana se encuentra a salvo en Turquía.

“No más bombardeos… tengo 20 días en paz en mi vida. Pensé que el mundo era como Alepo y que los bombardeos eran algo normal”.

Ella y su familia se suman a los más de dos millones de refugiados sirios acogidos por Turquía.

“Ellos solían esconderse de las bombas. Nosotros ya no nos escondemos. La paz es nueva para nosotros y todo nos encanta ahora”.

Bana se reunió con el presidente turco, Recep Tayyip Erdoğan.

“Me alegró recibir hoy a @AlabedBana y su familia en el Complejo presidencial de Turquía. Turquía siempre estará con el pueblo de Siria”.

Y ahora puede elegir las golosinas que quiera.

“Por fin puedo tener los dulces de mi elección”.

Y Bana solo es una entre todos los refugiados sirios, de los que sólo unos cuantos tienen la suerte de sobrevivir.

Puede interesarte