Por Josefina Pizarro
13 Abril, 2017

“Podría ser una noche para olvidar, y sin embargo dará mucho de qué hablar”.

Siempre que voy al centro comercial, de alguna manera, sea la hora que sea y el día, está completamente lleno. Las tiendas de electrónicos, de ropa, etc. siempre rebosan de personas, pero al mismo tiempo, falta gente para llenar, por ejemplo, el teatro. Y como no, algún día tenía que pasar y a este actor le informaron una terrible noticia, pero igual salió a dar lo mejor de sí. ¿Cuál fue? Nadie había comprado un sólo ticket para verlo. Nadie.

Giovanni Mongiano, famoso y reconocido actor italiano de 65 años, se preparaba como todas las noches para dar su monólogo de una hora y veinte como parte de la obra que presenta en Lombardía.

Varese News

Llegó muy contento para empezar a trabajar mientras lo maquillaban, un asistente llegó, cabizbajo y muy incómodo, con malas noticias.

“Maestro, no sé como decirle esto, pero esta noche en la sala no hay nadie”.

Nadie había acudido a su show. Absolutamente nadie había comprado un sólo ticket para verlo.

Facebook

El actor no dijo nada por unos segundos y se quedó mirando el suelo del vestidor. Finalmente levantó la cabeza y dijo, con voz firme: “Voy a hacer la escena, el espectáculo de esta noche se hará”.

Recita su monólogo en su totalidad, sin perder el ritmo, durante una hora y veinte de espectáculo. Y con el máximo esfuerzo.

“Decidí de golpe. Fue un impulso irresistible, tenía que hacerlo. Un acto de amor, pero también un gesto simbólico y provocativo”, dijo el intérprete.

Y su foto interpretando a un público vacío se ha hecho completamente viral.

Corriere.it

El actor está completamente impresionado, ya que jamás pensó que la simple foto de él hablando en el teatro vacío adquiriera tanto peso y resistencia, tanto humana como artística, además de mostrar la falta de interés en la sociedad actual hacia al arte.

“Podría ser una noche para olvidar, y sin embargo dará mucho de qué hablar”, afirmó.

Nunca me había ocurrido”, observa, “pero siempre les enseño a los aspirantes a actores que no importa cuántas personas hay en la habitación, se trata del respeto por el teatro y el público. Bajo el escenario esa noche sólo estaba el técnico de iluminación, mi asistente y la cajera. A la que, después de unos minutos, le sonó el teléfono y se alejó“.

Facebook

Aunque muchos pensaron que era un truco publicitario, el actor y director de Turín está muy abierto a hablar de lo sucedido y negó, con mucha tristeza, que fuera falso: “No es un invento. Yo ya había cobrado mi contrato con anticipación. Podía haberme ido tranquilo a cenar y no hacer el espectáculo. Si lo hubiera hecho, esa noche habría tenido pesadillas. Y dormí tranquilamente”.

La función fue, como escribí anteriormente, en Gallarate, pueblo con más de 52 mil habitantes, que tiene cuatro teatros y siempre están llenos. El actor culpa a los organizadores y su falta de publicidad y los organizadores culpan a la prensa por no haberle dado magnitud al evento.

Twitter

Siempre están buscando a quién culpar, pero la verdad de trasfondo es un poco más triste que esa, pues mientras el fútbol está lleno de aficionados, el arte ruega por una sola visita tuya. ¿Qué dirían nuestros antepasados de esto?

¿Qué piensas de esta noticia?

Te puede interesar