Por Daniela Morano
23 agosto, 2017

Sus padres son los principales sospechosos.

Si de situaciones extrañas se trata esta ciertamente es una muy rara. Un pequeño niño, Gregory, de Georgia, desapareció hace cuatro años atrás, y se pensaba que había sido secuestrado. Según vecinos ellos habían visto al niño entrar y salir de la propiedad durante esos cuatro años e incluso aseguraron haberlo visto limpiando el techo. Pero, si estuvo desaparecido todos esos años, ¿por qué nadie dijo nada? Cuando les preguntaron, dijeron que pensaban que el niño estaba siendo educado en su casa.

Sin embargo la parte más extraña de esta historia es que el niño fue encontrado viviendo detrás de una pared falsa y nunca fue reportado como desaparecido.

La madre biológica del niño, Lisa Smith, viajó desde otro estado para reunirse con su hijo cuando lo hallaron.  Gregory habría desaparecido el año 2010 cuando visitó a su padre y madrastra en prisión, y son ellos dos los principales sospechosos de su secuestro.

Nadie ha comentado respecto a cómo el niño sobrevivió esos cuatro años allí.  Sin embargo no se ve desnutrido, por lo que pareciera que al menos querían mantenerlo vivo. «Menos mal que se ha reunido con su familia pero definitivamente hay algo en esta historia que no tiene sentido,» dijo uno de los vecinos a USA Today. «Que haya estado detrás de una pared parece sacado de una película de terror».

La historia de la supuesta desaparición de este niño resulta muy extraña, y la policía continúa investigando si acaso la misma madre tuvo algún rol en el caso.

Puede interesarte