Por Daniela Morano
20 abril, 2017

Una historia terrible.

Hace unos días desapareció un conocido cazador sudafricano, Scott Van Zyl, de 44 años, mientras iba en un safari. La policía del lugar asumió que algo malo debía haber pasado cuando encontraron sus huellas marcadas camino hacia el río Limpopo en Zimbawe. Fue entonces cuando dispararon a varios cocodrilos que sospechaban podrían haberse comido al hombre.

Scott Van Zyl era un padre de dos niños pero además trabajaba para una compañía que se dedica a cazar para sus clientes extranjeros. Él y el conductor del carro del safari habrían estacionado en un campamento, bajado y caminado en direcciones opuestas.

Facebook Scott Van Zyl

Además estaban acompañados de perros de caza, los cuales ese mismo día más tarde regresaron al campamento sin Van Zyl. Fue en ese momento que se percataron de que algo malo había pasado.

Un grupo de rescate llegó al lugar y amigos del hombre también ayudaron en la búsqueda. Sakkie Louwrens, quien formaba parte del grupo, contó a The Telegraph que la policía sospechó que un cocodrilo se lo había comido.

Al abrir a varios de ellos, encontraron restos humanos que aún están siendo analizados para así confirmar que pertenecen al cazador. 

Facebook Scott Van Zyl

La historia es similar a la de una semanas atrás cuando, también en Zimbawe, se encontraron restos de un niño de 8 años dentro de un cocodrilo.

El motivo de las ya cuatro muertes causadas por cocodrilos se debe a las recientes lluvias que han producido inundaciones, y por lo tanto han hecho crecer el caudal del río, acercando a los reptiles a áreas residenciales.

Te puede interesar