Por María Noriega
1 febrero, 2017

El parque de diversiones lleva varios años abandonado a su suerte, lo que le ha dado un aspecto de terror.

Este parque comenzó en Japón como un rancho familiar, pero en los años setenta Kenichi y Masayuki Ominami decidieron transformarlo, inspirados en la película thriller de ciencia ficción Westworld (que en la actualidad inspiró a la serie del mismo nombre). A unos 110 kilómetros de Tokio, el parque recibía gran cantidad de visitantes.

Lee Chapman
Lee Chapman
Lee Chapman

Incluía una escala del Monte Rushmore, autos vintage y trenes importados desde Estados Unidos. También contaba con una taberna y dos restaurantes grandes, un banco, una barbería, un herrero y una oficina de sherriff. Incluso tenían una iglesia real traída desde California.

Cada locación esta tenía modelos animatrónicos, que debían parecer personas reales, con algunos de los muñecos modelados para parecerse a estrellas de cine.

Lee Chapman
Lee Chapman
Lee Chapman

Desde su cierre el 2006, el parque lleva una década abandonado sin público ni manutención, por lo que las locaciones están llenas de polvo y plantas que han crecido alrededor, mientras que los modelos animados ya no están completos: les faltan pedazos de sus caras o cuerpos.

Lee Chapman
Lee Chapman
Lee Chapman

No sé ustedes, pero a mí no me llevan allá, y menos de noche. No si quiero volver a dormir algún día.

Puede interesarte