Por Camila Cáceres
25 enero, 2017

Una condena cada vez más común.

Ian Gabbert es un granjero de 24 años que vive en Cumbria, Inglaterra que dice ser un verdadero adicto a Facebook, aunque entrar a la red social podría costarle su libertad: El joven pasó 22 meses en prisión por el abuso sexual de una niña de 14 años, a quién habría estado tratando de convertir en su pareja sexual ideal a través de un proceso que en inglés denominan “grooming” y que también es delito.

Es por este último que por acceder a la popular red social podrían darle hasta 18 meses más de cárcel.

North News

Sin embargo el joven criminal, quien sufre de problemas de aprendizaje, apela que “no puede dejarlo, es como una droga”.

Desde obtener la libertad, ha roto este veredicto seis veces según la corte de Carlisle Crown, a través de su teléfono y el computador de la biblioteca pública. A pesar de que sus movimientos no revelaron ninguna actitud sospechosa, el juez Tony Lancaster dijo que Gabbert podría ser sentenciado y actualmente consideran la posibilidad de condenarlo con libertad condicional.

¿Crees que prohibirle a alguien entrar a Facebook es un castigo justo?

Puede interesarte