Por Alex Miranda
3 julio, 2018

Gracias a los cultivos legales de marihuana en el estado de California, Estados Unidos, una pequeña raza de animales podría llegar a extinguirse.

Quizás si te decimos Martes americana humboldtensis o marta de Humboldt no te suene para nada ese nombre. Y la verdad es que a nosotros en la redacción de UPSOCL tampoco, pero extrañamente este pequeño animal estadounidense del tamaño de un gato ha logrado hacerse un espacio en los titulares de esta semana. Lamentablemente es por una mala razón: puede ser declarada en peligro de extinción.  

Normalmente habita en bosques, tiene hábitos nocturnos y su alimentación se centra en pequeñas aves, ranas y a veces incluso insectos. Por otro lado los depredadores de este mamífero son los búhos, águilas, zorros y, por último, el humano. Sí, porque nuestra especie es uno de los que más mata estos animales gracias a su fina piel.

Pero la caza furtiva no es la razón real de por qué estos animalitos puedan quedar con el título de «peligro de extinción». La verdadera amenaza es otra, el cultivo de marihuana. Sí, tal como lo lees. El cultivo de esta planta significa tala de árboles, lo que termina repercutiendo en el hábitat natural de este peculiar mamífero.

Mark Linnell /US Forest Service

El hábitat de las martas

Y es que ahora que la planta es legal en el estado de California, se está pensando seriamente en declarar a la especie en peligro de extinción, ya que la deforestación de los bosques implica un cambio en sus costumbres, pues estos animales usan las ramas o los troncos en descomposición de los árboles y arbustos para esconderse de sus depredadores naturales.

Las martas son habitantes muy escurridizos de los bosques estadounidenses, ya que también pueden esconderse en ciertos tipos de plantas, entre las que destacan las sequoias. Además, algunos árboles perennes que están en algunos bosques húmedos de Estados Unidos. Lamentablemente estas zonas que tienen para habitar solo se encuentran actualmente en pequeños lugares de Oregón y California.

Y es precisamente en esos lugares donde se estima que quedan las últimas dos grandes poblaciones de martas. La primera, de Oregón, se piensa que tiene 100 ejemplares vivos en la actualidad. Mientras que la otra, en California, se estima que tiene 200 individuos que viven en el Triángulo Esmeralda, uno de los mayores epicentros de producción de cannabis legal que hay por estos días.

Mark Linnell /US Forest Service

Los peligros de la producción de cannabis

Este es uno de los lugares más conocidos por los habitantes de California, pues es en ese lugar donde desde la década de los ’60 se cultiva la mayoría del cannabis que se termina distribuyendo legalmente por todo el estado de California. De hecho, no es menor la cantidad de dinero que se acumula al año debido a esta planta: mil millones de dólares.

Los productores de esta planta muchas veces -además de acabar con los bosques- usan algunos líquidos contra roedores para evitar que lleguen esos u otros animales a morder los canales de riego o a comer la cosecha. Estos medios para mantener a los animales alejados muchas veces repercuten de una manera no esperada, ya que algunas martas incluso pueden desarrollar hemorragias internas que acaben con su vida. 

Charlotte Eriksson / Oregon State University

Y eso que aún no hablamos de los pesticidas. Estos productos que usa la industria para garantizar los buenos resultados de sus plantaciones, muchas veces pueden llegar a los ríos, lo que hace que muchos animales puedan ingerirlos y también terminar muertos. Este fenómeno no solo mata a las martas, sino que incluso llega a matar un alto porcentaje de salmones y hasta búhos, que como dijimos al comienzo del texto, también son depredadores naturales de las martas de Humboldt.

 

Puede interesarte