¡Lee atentamente estas instrucciones!

Cada vez que estoy en el metro y escucho el clásico: “no traspase la línea amarilla” me pregunto qué pasaría si por alguna razón, por descuido o porque alguien me empujó, caigo a las vías. ¿Me electrocutaría? ¿Me atropellarían? ¿Qué tengo que hacer? Las respuestas existen y acá están.

En primer lugar, si no hay algún tren cerca, debes correr.

Tienes que mirar y escuchar bien, y si estás seguro de que ningún tren viene al andén, debes levantarte y correr (siempre pasando entre los rieles) hacia el principio: el punto donde se detiene el primer vagón.

1tv.ru

Este sitio suele estar marcado con una linea blanca y negra. Luego, debes pedir ayuda. Gritando podrás hacer que desde la plataforma te noten, y así un guardia vendrá y sabrá qué hacer.

Además, por ninguna razón tienes que intentar volver al anden por tu cuenta, ya que lo de las posibilidades de electrocutarse es algo cierto.

Debajo de la plataforma pasa un tercer riel. Ese riel es el que puede dar una descarga eléctrica fuerte, así que hay que mantenerse alejado.

1tv.ru

Y en el peor de los casos, si es que viene el tren, primero que todo, mantén la calma. Entre los dos rieles está “la cuna de la vía”, el lugar más seguro ahí abajo. El alto del espacio es de medio metro, lo que garantiza que, haciendo las cosas bien, es posible salir ileso.

Entonces, debes acostarte mirando hacia abajo y tapar tu cabeza con las manos.

1tv.ru

Si es otro el desafortunado que está en problemas, puedes ayudarlo, pero nunca saltar tú o intentar hacerlo subir. Lo que sí hay que hacer es reportar el accidente, ya sea por el interfono o a algún guardia que esté cerca. Además, existe una señal para indicarle al conductor del tren que se detenga. La señal “¡Stop!” se hace con un movimiento circular de la mano desde la plataforma.

Claramente las instrucciones son las mismas si es que se te caen tus cosas. ¡NO BAJES! y pide ayuda a algún trabajador.

Puede interesarte