Por Daniela Morano
1 febrero, 2018

Las fotografías son impactantes.

En Possum Trot, California, viven sólo dos personas, pero 80 muñecos. Durante décadas, los residentes Calvin Black y su esposa Ruby dejaron su hogar en el desierto de Mojave en 1953 y compraron un terreno en Ghost town. Durante 20 años, la familia Black pobló el lugar con muñecos creados por ellos mismos.

Seymour Rosen Archive
Seymour Rosen Archive

Durante los ’70, el pueblo tenía una línea de tren, carruajes, un carrusel, un teatro y muchas atracciones más, la más espectacular siendo «The Fantasy Doll Show» (El Show de Muñecos de Fantasía).

En un principio, Possum Trot no era más que una tienda de regalos cerca de la carretera. Ni Calvin ni Ruby habían recibido educación pero su lado artístico floreció una vez que se fueron a vivir juntos en el desierto.

Seymour Rosen Archive
Seymour Rosen Archive

Como inventor, sólo ocupaba los materiales que iba encontrando como cabinas telefónicas abandonadas, coches dañados, incluso aprendió a conectar parlantes a sus muñecos para que cantaran.

Durante esa misma época, la cineasta Allie Light se encontró con este lugar y filmó un documental de 28 minutos donde entrevistó a Ruby quien se encargó de los muñecos cuando Calvin falleció en 1972.

Seymour Rosen Archive
Seymour Rosen Archive

«Estoy feliz de haber hecho a miles y miles y miles de personas felices. Mientras haga eso, no me importa el dinero,» dijo Calvin.

Seymour Rosen Archive
Seymour Rosen Archive

Sus amigos afirman que sus muñecos eran un homenaje a las mujeres, a quienes él admiraba y respetaba, y tomó mucha inspiración en la actriz británica Lillie Langtry, a quien admiraba por su voz.

Seymour Rosen Archive

Lamentablemente, Calvin y Ruby no tenían a quien heredarle la atracción y eventualmente quedó en las ruinas.  Al menos los muñecos son exhibidos en distintos museos en Estados Unidos, y otros fueron subastados.

Puede interesarte