Por Pablo Román
2 marzo, 2018

Hay youtubers irresponsables que fomentan los brackets caseros. Tú no lo hagas. Si quieres frenos, debes ir a un dentista.

Yo nunca usé frenos, parrillas dentales, frenillos o como suelan llamarlos ustedes. Tuve la suerte de que mis dientes crecieran ordenados. He tenido la suerte de convivir con seres humanos que si los tuvieron que usar. La mayoría me ha dicho que les encantaban cambiar los colores de las gomas y que, hasta incluso, se vestían con los colores perfectos para combinar con ellos.

Autor desconocido, ayúdanos a encontrarlo.

Ahora, si de verdad quieres usar unos, te recomiendo visitar a un dentista.

Él tiene los conocimientos necesarios para guiarte en esta camino, que es bastante largo.

Pero si te dice que estas bien, y que no los necesitas, por favor, no hagas algo como cualquiera de estas niñas. 

Sucede que en Youtube existe algunos videos donde explican cómo poder generar esto en casa.

En ellos enseñan como generar este efecto usando sujetapapeles, pegamento, y hasta gomas para el pelo.

Existe, además, algunas tiendas que venden productos para fabricarlos.

«Los he visto usando hasta hilo para pescar«,  dijo el doctor Clarece Simmons a Action News 41.

Esta práctica ha crecido tanto en Estados Unidos, que algunos estados han tenido que crear anuncios y campañas para informar respecto a los daños que puede generar.

Caries, descalcificación, problemas en las encías como gingivitis y periodontitis y hasta pérdida de los dientes, son algunos de los daños que puede causar

En las clínicas dentales se usa un pegamento especial, con el que se evita causar quemaduras químicas. Por otro lado, al usar pegamentos industriales indebidos, al retirar los falsos frenos dentales se pierden algunas capas de esmalte

«Lo que pasa es que la goma puede subir hacía la encía, hacia el hueso y así casi estrangular el diente y alejarlo del hueso«, explicó el profesional.

En pocas palabras, en vez de realizar el efecto adecuado, se arriesga a dañar el nervio. Finalmente, tendrá que removerse la pieza dental.

Autor desconocido, ayúdanos a encontrarlo.

En Tailandia se prohibió esta práctica, ya quedos jóvenes murieron envenenados al hacer «ortodoncia casera».

Ya lo saben entonces, visiten a un profesional.

Puede interesarte