Por Luis Lizama
24 julio, 2020

«Veo a los demás que se marchan, pero yo me quedo aquí. Estoy asintomático, pero el virus no se quiere ir, ya se ha convertido en mi amigo», comentó Milko Mieles, que desde el 17 de abril está aislado, lejos de su familia.

La pandemia ha cambiado gran parte de nuestro mundo. La vida de muchas personas ha dado un giro, sobre todo para quienes perdieron a un ser querido o más aun perdieron la vida. Hay miles de casos, cada uno diferente al otro. Desde ancianas que vencen al virus, hasta lo ocurrido con Milko Mieles, el italiano que protagoniza esta insólita historia.

Lo suyo ya es mala suerte: Ha dado positivo 15 veces seguidas al examen de COVID-19. Está confinado en la Cruz Roja de Linate (Italia) desde el 17 de abril, donde todos están asombrados porque el virus simplemente no quiere abandonarlo. Para su fortuna es asintomático, porque podría ser peor, ya está resignado, sólo le queda reír de su insólita situación.

Captura de pantalla (YouTube Corriere della Sera)

La televisión italiana compartió su caso, porque ya es algo histórico, probablemente sea el hombre que más tiempo ha tenido al virus.

Su testimonio es importante.

«Veo a los demás que se marchan, pero yo me quedo aquí. Estoy asintomático, pero el virus no se quiere ir, ya se ha convertido en mi amigo».

Comenta Milko Mieles a Corriere TV.

Puedes revisar el reportaje que le hizo la TV italiana haciendo click aquí (Video en idioma original).

Captura de pantalla (YouTube Corriere della Sera)

Según han dicho las autoridades, los casos que se extienden por más de 30 días son poco habituales. Así entonces lo de Milko ya podría ser un récord. Un caso a estudiar.

En casos como este, lo que ocurre es que el sistema inmune no alcanza un nivel óptimo para eliminar el virus, según confirma la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), a través del medio ABC.

Captura de pantalla (YouTube Corriere della Sera)

A pesar de ser una situación de alerta permanente, donde el miedo siempre está presente, Milko lo ha tomado con cierto humor, explicando que el virus ya es casi su amigo. Aunque está con muy poco ánimo.

«Estoy desmoralizado. El sueño sigue siendo abrazar a mi esposa y mis dos hijos pronto».

Imagen referencial – Pixabay

Paciencia, Milko, ya verás como todo mejora.

Al virus lo vencemos entre todos, cuidándonos y escuchando a las autoridades. Debemos acabar con la pandemia, para que casos como el de este hombre no se repitan. Más allá de lo  gracioso, su situación es preocupante. 

Puede interesarte