Por Javiera Mc Niven
23 diciembre, 2016

«Fue beneficioso para el niño que el lago Neufelder tuviera agua fría»

No hay más explicaciones que un milagro. Un chico de 13 años nadaba por el lago Neufelder y repentinamente desapareció, lo que prendió todas las alertas al equipo de rescate. Durante largos minutos los buzos buscaron en distintos sectores, pero el cuerpo no aparecía. Después de 41 minutos y cuando creían perder las esperanzas, ¡Morteza apareció vivo!

Tripwolf.com

El menor fue rápidamente trasladado vía aérea al hospital Donau de Viena, donde ingresó a la Unidad de Cuidados Intensivos pediátricos (UCIp):

«Ninguno de nosotros puede creer que este niño estuvo 41 minutos bajo el agua, pero todos los protocolos y testigos lo afirman»

-Comentó el cirujano pediátrico, Alexander Rokitansky a The Local

El médico encargado de la UCIp, Christian Scheibenpflug, explicó que el procedimiento fue inducir el coma durante una semana para estabilizarlo. Después de cinco semanas lo trasladaron a sala normal y una semana después empezó su rehabilitación neurológica en un hospital del sector. 

«Fue beneficioso para el niño que el lago Neufelder tuviera agua fría», dijo Rokitansky, quien explicó que las bajas temperaturas disminuyen las funciones vitales del organismo, lo que beneficia en la falta de oxígeno por periodos largos como fue en el caso de Morteza.

Puede interesarte