Por Constanza Suárez
30 abril, 2018

No era una fuga, ni nada por el estilo.

El sábado por la tarde, la Brigada Metropolitana de Bomberos de Melbourne envió una alerta sobre un peligro químico en el Instituto de Tecnología Royal Melbourne. Un fuerte olor a gas se reportó en la biblioteca del campus, por lo que un equipo especializado fue enviado a la escena para investigar presuntos “productos químicos potencialmente peligrosos” dentro del edificio.

Todos temían una fuga de gas, y dada lo complicado de la situación, decidieron evacuar a unos 500 estudiantes y profesores del lugar. No podían encontrar la fuga, ni al culpable del extraño olor.

Pero cuando luego de una exhaustiva búsqueda, se dieron cuenta del real origen, todos se sintieron muy estúpidos.

Después de una evacuación temprana que resultó ser una falsa alarma, New Academic Street y la biblioteca ya están abiertas. Nos disculpamos por cualquier inconveniente causado a aquellos en el campus hoy.

 

Según informó la Brigada Metropolitana de Bomberos en una declaración, el olor no correspondía a gas químico “sino que había sido generado por pudrición de un durian, una fruta extremadamente picante que se había quedado descomponiéndose en un armario”, escribieron.

AP

Luego los bomberos agregaron que el olor se había expandido en el edificio a través del sistema de aire acondicionado.

Ahora nunca podríamos negar la fama del durian como la fruta más apestosa del mundo. A pesar de que sus más férreos fanáticos juran por el sabor dulce pero salado de la pulpa blanda del durian, que se puede sacar y comer crudo o usarse en varias recetas del sudeste asiático, especialmente en postres.

Twitter/SophieOfNorway

En cuanto al durian podrido que queda en un armario de la biblioteca de una universidad de Melbourne, los bomberos dijeron que la Autoridad de Protección Medioambiental Victoria se encargaría de su eliminación.

De hecho más tarde bromearon con lo ocurrido:

-Él protege

-Se puede comer

-Pero a veces te hace evacuar

Puede interesarte