“Tomaba dos o tres cajas de tequila, me despertaba y veía que me había hecho un tatuaje en la espalda. Era un alcohólico depresivo”.

Muchas cosas pasan en el mundo del fútbol. Los partidos son sólo una pequeña parte de lo que implica ser integrante de esta “gran familia” a nivel mundial, y  el deporte no sólo conoce de rivalidades, sino que también de compañerismo. Hoy, el fútbol europeo apoya a un jugador que hace poco realizó una importante confesión: lo graves que fueron sus problemas de alcoholismo.

El 2012, Cícero João de Cezare -conocido por todos como Cicinho- anunció su retiro del fútbol por su adicción a la bebida… pero nadie sabía lo mal que llegó a estar realmente, hasta ahora.

Diario AS

El brasileño y ex Real Madrid recordó sus peores días, que fueron justamente en el club español. El alcoholismo iba ligado a su depresión. Sentía que vivía en un infierno que lo mataría y solía beber hasta no recordar las cosas que hacía.

“Tomaba dos o tres cajas de tequila, me despertaba y veía que me había hecho un tatuaje en la espalda. Era un alcohólico depresivo, salía por la noche, me iba a dormir a las seis de la mañana, me despertaba a las ocho para ir a entrenar, volvía a casa y al ver la nevera llena volvía a beber sin parar… no tenía límites. Bebía hasta caer al suelo”.

-Cicinho-

AP

Era tal el nivel de su adicción que no le importaba dónde estaba. Muchas veces los periodistas lo veían, pero por lo bien que le estaba yendo a su equipo, maquillaban lo que pasaba.

Tras escuchar esto, muchos han dado palabras de aliento a Cicinho, incluido Florentino Pérez, el presidente del Real Madrid que lo llevó en su momento al plantel.

Cordon Press

La declaración del futbolista terminó con una noticia que esperanza a todos los que se encuentran preocupados por él: ya se recupera de su peor etapa.

De todo corazón, ¡esperamos que siga así!

Puede interesarte