Por Alejandro Basulto
24 julio, 2020

El ex soldado de la SS servía en el centro de confinamiento ubicado en Stutthof, en la Polonia ocupada por las fuerzas de Hitler.

La Segunda Guerra Mundial es uno de los periodos y sucesos bélicos más oscuros y sangrientos de la historia universal. Que tuvo, entre los grandes verdugos y criminales, a las fuerzas de la Alemania Nazi, lideradas por el dictador Adolf Hitler, quien guiado por una ideología racista y por sobre todo, anti semita, cometió el que posiblemente sea uno de los genocidios más terribles de los que se tenga en consideración. Se llevó a cabo el Holocausto, que costó la vida de muchas familias judías.

AP

Y para realizar esta tortura y matanza sistemática, se utilizaron los campos de concentración, en los que además de explotar a miles de judíos, se les mataba de las peores maneras posibles. Muchos de los partícipes y cómplices de estos horribles crímenes siguen libres, y uno de ellos era el guardia de Stutthof, Bruno Dey. Quien a 93 años, fue declarado culpable de 5.232 cargos de accesorio de asesinato, un número que se piensa que es igual al número de víctimas del campamento de exterminio donde se desempeñaba entre agosto de 1944 y abril de 1945.

AP

El ex soldado de las SS tenía tan solo 17 y 18 años al momento de sus crímenes cometidos, por lo que fue llevado ante un tribunal estatal de menores en Hamburgo, Alemania. Se solicitó por parte de fiscalía, que Dey cumpliera una condena de tres años, mientras que la defensa solicitó su absolución. Finalmente recibió una sentencia suspendida de dos años, tras que su juicio se abriera en octubre del 2019. Proceso en el que se tomaron todas las precauciones necesarias debido a su avanzada edad y la pandemia del coronavirus.

«Hoy, quiero disculparme con todas las personas que pasaron por esta locura infernal (…) nunca debe repetirse (…) las imágenes de miseria y horror me han perseguido toda mi vida»

– dijo Bruno Dey en el juicio, según consigna Associated Press.

AP

Se tiene registro, de que al menos más de 60 mil personas fueron asesinadas en el campo de concentración en Stutthof, a través de inyecciones letales, cámaras de gas, hipotermia, inanición o disparos. Tanto crueldad, que tras anunciar su veredicto el jueves 23 de julio, la jueza presidenta Anne Meier-Goering, le preguntó a Dey: ¿Cómo puedes acostumbrarte al horror? Tras el testimonio de este ex guardia nazi, quien aseguró no haber contribuido al asesinato en masa y de que solo obedeció porque era una orden.

AP

«En nombre de mi abuela y nuestra familia, este veredicto envía un poderoso mensaje de que un guardia en cualquier campamento no puede negar la responsabilidad de lo que sucedió (…) Desafortunadamente, la mayoría de los perpetradores del Holocausto nunca fueron procesados, por lo que nos queda algo que se siente como justicia simbólica hoy, en lugar de justicia verdadera. Lo más importante para nosotros es que estas cosas horribles nunca deberían volver a ocurrir y que el mundo puede ser educado sobre la capacidad de las personas aparentemente normales de ser parte del mal más horrible»

– dijo a CNN, Ben Cohen, nieto de Judy Meisel, quien es una ex prisionera del campo de concentración y una de las demandantes en el juicio.

AP

Este es uno de los tantos casos e investigaciones que los fiscales alemanes están realizando contra los responsables de crímenes durante la Alemania Nazi. Hay otros que están relacionados con los campos de concentración en Buchenwald, Sachsenhausen, Mauthausen, y nuevamente, en Stutthof.

 

Puede interesarte