Por Alex Miranda
2 julio, 2018

«Usted por ser populista está siendo irresponsable. Utilizar ese lenguaje es faltarle el respeto a miles de profesores, que con mucho esfuerzo enseñan nuestro idioma», condenó una usuaria.

La oleada feminista que ha ganado notoriedad en este último tiempo ha dejado una de las propuestas más polémicas del último tiempo: el lenguaje inclusivo, donde los términos no son ni femeninos ni masculinos. En Chile, por ejemplo, se ha popularizado la palabra «compañere» y, a pesar de los reparos que pueda tener la academia, ya se está utilizando como una versión más abierta del lenguaje. A esta tendencia se sumó la expresidenta de Chile, Michelle Bachelet, quien al felicitar a una joven que ganó un concurso, uso la palabra «chiquilles».

Bachelet ocupó su cuenta de Twitter para publicar esta felicitación, que alaba el triunfo de Sujey Jara, una joven que el lunes pasado ganó $57.000 dólares en el concurso Pasalapalabra, en su versión chilena. El texto lo escribió durante su visita al país de Vietnam, además aprovechó de mandarle un abrazo a Jara y apreció el esfuerzo de la joven, además de estimar su constante esfuerzo y la consideró un gran ejemplo para miles de «chiquilles».

La expresidenta además es reconocida por ser la exdirectora ejecutiva de ONU Mujeres.

@mbachelet

¿Quién es Sujey Jara?

No es la primera vez que la joven Sujey Jara, que actualmente tiene 19 años, se encuentra con Bachelet. En marzo del año pasado, cuando aún era presidenta, visitó a Jara en su casa para felicitarla por sus calificaciones en la Prueba de Selección Universitaria (PSU), notas que le permitieron estudiar Psicología. Además,  Jara es una de las miles de beneficiadas por la gratuidad universitaria, una de las reformas más emblemáticas que tuvo el segundo Gobierno de Bachelet. Actualmente Jara está en segundo años de su carrera en la Universidad de Chile, y si no fuera por la ya mencionada reforma, tendría que gastar aproximadamente unos $4.400 dólares.

Y es que la historia de Jara es un caso de superación en toda la regla. Su madre falleció por un derrame cerebral cuando ella tenía dos años de edad, por lo que fue criada por su padre en la comuna de Colina, ubicada en el sector norte de Santiago. Menos de un mes antes de dar la PSU para entrar a la Universidad, la joven dio a luz a un bebé y durante su nacimiento hasta ahora ha compatibilizado sus estudios con la maternidad. Bachelet también hizo un pequeño a guiño al niño al decir que ahora que Jara ganó el concurso: «Se vendrá un regalito para su hijo Mateo».

@ChileONU

«Los miles de chiquilles»

Volviendo al tema principal, en las últimas protestas feministas que se replican a lo largo del globo, uno de los puntos que han salido a la palestra pública es el del llamado lenguaje inclusivo o no sexista, aquel que no hace distinciones de género en las palabras que normalmente si lo hacen. Lo más usual es usar la letra «e» en lugar de las variantes de género. La misma Real Academia Española (RAE) tuvo que explicitár que el uso de esta variante es «innecesario».

Por su parte, el mensaje de Bachelet ha generado tanto aplausos como críticas. Si hasta la gente más quisquillosa – y que está de acuerdo con la opinión de la RAE- dice que en caso de emplear el término debería hacerse bien, ya que la expresidenta habló de «los chiquilles» en vez de «les chiquilles».

@mbachelet

Pero esto no es solamente un capricho del movimiento feminista, si en el último tiempo uno de los términos más populares en las tomas feministas chilenas fue el de «compañere». Si hasta algunas Universidades se han abierto a la posibilidad de aceptar trabajos académicos bajo la lógica del lenguaje inclusivo, sin embargo hay muchos quienes rechazan la instauración de este tipo de lenguaje en la sociedad.

¿Qué opinas tú? ¿Se debería poner en práctica el lenguaje inclusivo? 

Puede interesarte