Por Constanza Suárez
7 noviembre, 2018

“Oumuamua” es el primer visitante interestelar observado en nuestro sistema solar y podría haber sido enviado para investigar la Tierra.

El año pasado un misterioso objeto con forma de cigarro fue visto paseando por nuestro sistema solar. En ese momento no se pudo definir de qué se trataba, pero ahora astrónomos de la Universidad de Harvard tienen una teoría: pudo haber sido una nave extraterrestre enviada para investigar la Tierra.

El objeto, apodado Oumuamua, que significa “un mensajero que se extiende desde el pasado lejano” en hawaiano, fue visto en octubre de 2017 por el telescopio Pan-STARRS 1 en Hawai.

Desde su descubrimiento, los científicos no han llegado a un acuerdo para explicar sus características y orígenes precisos. En primera instancia lo llamaron cometa y luego asteroide, antes de finalmente llegar a considerarlo el primero de su tipo: una nueva clase de “objeto interestelar”.

Por su alta velocidad y su inusual trayectoria, el ente de color rojizo y del tamaño de un estadio, vendría de fuera de nuestro sistema solar según los científicos. Pero su forma aplanada y alargada y la manera en que aceleró su camino a través del sistema solar, lo distinguen de los asteroides y cometas convencionales.

Ahora, un par de investigadores de Harvard están planteando la posibilidad de que Oumuamua sea una nave espacial alienígena. Como dicen en un artículo que se publicará el 12 de noviembre en The Astrophysical Journal Letters, el objeto “puede ser una sonda totalmente operativa enviada intencionalmente a la Tierra cerca de una civilización alienígena“.

ESO

¿Quién nos habría enviado una nave espacial así, y por qué?

“Es imposible adivinar el propósito detrás de Oumuamua sin más datos”, dijo Avi Loeb, presidente del departamento de astronomía de Harvard y coautora del periódico, a NBC News.

Luego agregó: “Si Oumuamua es un farol, una posibilidad es que estuviera flotando en el espacio interestelar cuando nuestro sistema solar se topó con él, como un barco que choca contra una boya en la superficie del océano”.

Los investigadores no están afirmando abiertamente que los extraterrestres hayan enviado a Oumuamua. Pero después de un cuidadoso análisis matemático de la forma en que el objeto interestelar aceleró cuando pasaba frente al sol, dicen que podría ser una nave espacial empujada a través del espacio por la luz que cae sobre su superficie, o, como escribieron: “una vela de luz de origen artificial”.

Loeb y su colaborador, Shmuel Bialy, becario postdoctoral en el Centro Harvard-Smithsonian de Astrofísica, reconocen que el escenario de una nave extraterrestre es “exótico”. Pero otros científicos espaciales tienen fuertes dudas al respecto.

“Es ciertamente ingenioso mostrar que un objeto del tamaño de Oumuamua podría ser enviado por extraterrestres a otro sistema estelar con nada más que una vela solar para el poder”, dijo Seth Shostak, un astrónomo del Instituto SETI en Mountain View, California. “Pero uno no debe aceptar ciegamente esta inteligente hipótesis cuando también hay una explicación mundana (y a priori más probable) para Oumuamua, a saber, qué es un cometa o asteroide desde lejos”, comentó.

Josh Spradling/The Planetary Society


Coryn Bailer-Jones, un astrónomo del Instituto Max Planck de Astronomía en Heidelberg, Alemania, expresó objeciones similares: “En ciencia, debemos preguntarnos: ¿Dónde está la evidencia? No ¿Dónde está la falta de evidencia para que pueda encajar en cualquier hipótesis que me guste?“.

La verdad será difícil de establecer, ya que Oumuamua abandonó el sistema solar y ya no es visible incluso con telescopios. En cualquier caso, Loeb dijo que el hecho de que hayamos observado un objeto interestelar como Oumuama sugiere que otros podrían estar cerca, y los astrónomos deberían comenzar a buscarlos.

Puede interesarte