Por Andrés Cortés
5 abril, 2018

Lo más curioso está en sus pies.

Independiente de la cultura en que ocurra, la muerte tiene diferentes ceremonias. Uno de los más tradicionales es la sepultura en un cementerio, aunque la incineración cada vez cobra más fuerza.  Las variedades de ataúdes en estos tiempos modernos varían a gusto del cliente, o más bien de la familia quienes buscan un toque de personalización para el lugar donde descansará su ser querido por la eternidad.

Sheron Sukhedo, de 33 años, fue baleado en un tiroteo en el exterior de la casa de los padres de su esposa la semana pasada. Pero el magnate millonario no podía tener un ataúd como cualquier otro, sino que debía despedirse de la vida terrenal enseñando su riqueza.

Jam Press

Algunas de las características de su ataúd eran los adornos de colgantes de oro, mientras que su cuerpo, no menos importante, yacía en joyas de oro y un par de botas Timberland. Nada mal.

Jam Press

Jam Press

Para realizar la ceremonia , su cuerpo fue escoltado del servicio fúnebre hasta el crematorio en un auto de marca Bentley que tiene un valor aproximado de 210.000 dólares, de acuerdo al medio británico Metro.

Pero antes de entrar al crematorio, se cree que sus costosas joyas avaluadas en casi 150 mil dólares, fueron removidas. No creemos que alguien quiera arruinar 150.000 dólares de joyas.

Jam Press

Según aseguran los medios The Trinidad Guardian, el millonario ya había sufrido de un ataque similar hace 2 años atrás por una pandilla. Ahora, supuestamente otra pandilla de su confianza se encontraba a cargo de su seguridad. Pero al parecer esto no fue suficiente.

Desconocemos qué pasará con esta rencilla que terminó en muerte, pero lo que sí sabemos es que su cuerpo despidió a sus familiares exhibiendo su gran nivel de riqueza.

Jam Press

.

Puede interesarte