El indignante hecho es un “caso puntual”, señalan las autoridades.

Ángel García Manzano, de 81 años de edad, era un anciano que padecía diabetes y desapareció la noche del 3 de marzo de 2017, después de reunirse con sus amigos para jugar un partido, en Madrid, España. Él vivía en Getafe y para ir hasta allí, debía tomar un autobús. Fue en ese punto donde le perdieron el rastro.

Después de supo que murió por causas naturales en el mismo sitio, pero nadie se lo avisó a sus familiares.

Fuente
Fuente

La familia no sabía de su paradero e informó a las autoridades de su desaparición. Acudieron a la comisaría para poner la denuncia y comenzaron a pegar carteles para que los ciudadanos se unieran a la búsqueda.

Fuente

Mientras tanto, el cuerpo del señor había sido trasladado al Instituto Anatómico Forense. Pero no fue sino hasta cinco días después, el 8 de marzo, que la Policía se puso en contacto con los familiares para informar los hechos.

Fuente

La demora causó una gran indignación en los familiares de don Ángel.

La Policía Nacional comenzó una investigación reservada, y la Jefatura Superior de la Policía abrió un expediente para depurar responsabilidades y determinar la razón por la cual la familia no fue notificada lo antes posible.

Fuente

Las autoridades han dicho que se trata de un “hecho puntual” y afirman que hay un protocolo al que deben apegarse, en el que se especifica claramente la forma de actuar en casos como este.

Fuente

¿Qué opinas de que hayan pasado tantos días antes de que la familia fuera notificada?

Puede interesarte