Por Camila Cáceres
20 marzo, 2017

Su peculiar “celebración” del Día de la Mujer le saldrá muy cara.

¿Recuerdan al hombre que grabó a su mujer saliendo de un motel con su amante y luego lo subió en Internet, donde no tardaron en coronar a la esposa del año como “Lady Tantra”? Pues bueno, miren, no voy a defender a nadie por poner los cuernos. Traicionar la confianza y las promesas que se han hecho en familia es de pura bajeza humana y creo que estaremos todos de acuerdo en que es literal lo peor. 

¡Pero vamos! Si subes algo de este tipo y luego te quejas de que te dejaron en ridículo es como tirar una piedra al cielo y luego quejarte de que te dé en la cara.

#ladytantra

Posted by Lady Tantra on Friday, March 10, 2017

Claro que obviamente una corte ecuatoriana no está de acuerdo conmigo, porque condenaron a la mujer a pagarle a su marido una indemnización por “atentar contra su honra”.

Pero resulta que la infidelidad no es un crimen (excepto ante nuestros corazones), así que de lo que acusan a la mujer es por humillarlo públicamente… por el video que él mismo subió.

“La situación de encontrar a su esposa saliendo de un hotel alojamiento con otra persona es de por sí traumática. El daño se potencia al publicar la noticia, máxime si tenemos en cuenta que el demandado se relacionaba en ámbitos con idiosincrasia conservadora”.

Diario Judicial

Me parece, de hecho, particularmente terrible que el hombre deba enfrentar tanto la traición de su esposa como el haber sido Trending Topic por airear al universo virtual el desastre en el que se volvió su matrimonio. 

Es tentador usar las redes sociales para lapidar a quienes nos hacen daño, pero la mayoría del tiempo no es exactamente la mejor idea. ¿De qué le servirá el dinero ahora? ¿Va a arreglar su matrimonio? ¿O su reputación frente a sus relaciones “conservadoras”?  Es una pobre venganza que, con algo de suerte, apenas le pagará los años de terapia.

¿Crees que es una condena justa?

Puede interesarte