Por Cristofer García
13 enero, 2020

Las erupciones del Taal se han elevado a 15 kilómetros de altura y han viajado más de 100 kilómetros, llegando a la capital.

Alerta de peligro. En Filipinas un pequeño volcán está causando terror. La reciente actividad volcánica del Taal ha hecho huir a más de 30.000 personas de la Provincia de Batangas, luego de la fuertes erupciones registradas. Autoridades esperan que la cifra se eleve. Las cenizas llegaron has más de 15 kilómetros de altura.

Según reseñó Associated Press, este 13 de enero de 2020, el volcán comenzó a arrojar lava incandescente, luego de que un día anterior expulsara una enorme columna de cenizas, que corrió a miles de turistas que visitaban al impresionante volcán que reposa en medio de una laguna. Pero ahora visitantes y locales huyen medio de temblores y nubes de cenizas.

AP

Desde el domingo las grises humaradas han recorrido más de 100 kilómetros hacia el norte del país asiático y han llegado a la capital Manila, lo que generó el cierre del principal aeropuerto del país y hasta ahora la cancelación de más de 500 vuelos.

AP

El aeropuerto Internacional Ninoy Aquino reabrió parcialmente el lunes al remitir la caída de ceniza. Cuando el viento logró apartar las nubes de ceniza de la capital, y tras una operación de limpieza, las autoridades reabrieron parcialmente el aeropuerto principal y permitieron despegar a los aviones que habían quedado varados.

AP

De acuerdo a AP, el gerente del aeropuerto, Ed Monreal, dijo en una rueda de prensa que se permitirían vuelos entrantes una vez se liberase espacio de estacionamiento. Sin embargo, advirtió que el aeropuerto podía volver a cerrar si regresaba el peligro.

Hasta el momento no se han reportado fallecidos ni heridos como consecuencia directa de estas erupciones. Sin  embargo, miles residentes han tenido problemas para salir de las aldeas en als cercanías del volcán por problemas de transporte. Mientras otros se rehusan a abandonar sus granjas y animales.

AP

Las autoridades del países asiático pidieron a los pobladores mantenerse lejos de la isla en medio del lago donde se encuentra el volcán, y además a las poblaciones costeras cercanas tener precaución por posibles alteraciones en el agua del lago.

Puede interesarte