Por Camila Cáceres
30 junio, 2017

El profesor hizo alarde de un vocabulario bastante «diverso».

Debo admitir de inmediato mi falta de objetividad, pues vengo de una familia de profesores y aunque bajo ningún aspecto se puede comprender la violencia en un salón de clases de cualquier nivel, a veces los alumnos se pasan. Muchas veces, la mayoría estando en clase, me preguntaba de dónde sacaban paciencia los maestros, porque yo no podría.

Así que mi primera impresión al ver el video filmado en un aula de la Universidad de Belgrano, Argentina— bueno, la verdad fue: “Anda con el lenguaje”. Pero el segundo fue: “¿Qué habrá hecho el estudiante?”.

El profesor Walter Roberto López aparentemente tiene una larga trayectoria en la carrera de arquitectura, además de suficientemente experiencia académica para que su alarde de “no necesitar a la universidad” no son de lleno.

Sin embargo, no es excusa para tal nivel de violencia, aunque se haya quedado en el diálogo, y se encuentra actualmente suspendido de su cargo. 

Aunque no se ha referido personalmente a las “cinco clases” en que el alumno le estuvo “faltando el respeto”, sabemos ahora que este incidente se habría provocado porque susodicho estudiante quería dar una prueba sin haber entregado los trabajos requeridos. La forma en que pidió al profesor dar la prueba de todas formas habría acabado con su paciencia.

Debemos recordar que aunque a veces (muchas veces) los alumnos se pasen y los profesores no tengan las condiciones laborales ideales en la mayoría de países latinoamericanos, existe una jerarquía dentro del salón y parte de mantener ese respeto depende de que el profesor se haga respetar sin invitar a sus alumnos afuera para «recagarlos a trompadas».

¿Qué te parece?

Puede interesarte