Por Daniela Morano
10 mayo, 2018

Lo grabó y lo compartió en redes sociales.

Miles de mujeres son acosadas y abusadas a diario. No debe existir ni una sola que no haya tenido que aguantar, en algún momento de su vida, que algún hombre acose de ella de una u otra manera, especialmente en público. Muchas veces no tienen ni vergüenza, sin importar cuanto una grite o reclame, la mayoría del tiempo el resto de la gente son sólo espectadores.

En el transporte público es donde más común es ver este tipo de situaciones. Es el lugar perfecto para aparentar que todo es un accidente. Si alguien se acerca o toca más de lo debido es fácil decir que porque hay mucha gente y no hay espacio.

En algunas ocasiones ese ni siquiera es el caso. A veces pueden llegar a ser más descarados, a veces no hay tanta gente pero se excusan de la misma manera. Nadie hace nada. Es más fácil mantenerse en el rol de espectador que intervenir ante la duda.

Esta mujer iba sentada en un bus al lado de un hombre. Ella levaba un vestido y se veían sus piernas. Este se hace el dormido e intenta, claramente, tocarla más de una vez aunque corre su mano.

Algunos la criticaron por grabar el momento o por lo corto de su falda. Otros le encuentran la razón: no es correcto lo que este hombre intenta hacer.

Sería injusto decir que hay que cuidarse, pues son quienes abusan quienes deberían detenerse. Pero eso es lo que queda.

Puede interesarte