Por Luis Lizama
11 febrero, 2020

Las tribus nómades del oeste del país han utilizado a estos animales por más de 4 mil años para cazar. Ya solo quedan 10 cazadoras.

Durante miles de años el ser humano ha tenido grandes tradiciones y costumbres. Algunas han ido quedando atrás, pues no han logrado adaptarse a las circunstancias, otras perduran pero colgando de un hilo. Y es que la evolución de la vida en sociedad ha evolucionado exponencialmente en los últimos años, dejando atrás muchas prácticas.

Una de ellas era la caza con águilas de Mongolia, en el oeste de aquel país. Por más de 4.000 años, las tribus nómades las utilizaron y criaron para ayudarles a conseguir comida. Hoy, no son más de 10 las cazadoras que lo hacen con este bello animal. Un fotógrafo ha capturado a estos últimos personajes que se resisten a dejar su tradición. 

Instagram theolator

Su disminución ha ido en aumento de forma vertiginosa. Ya no son cientos, mucho menos miles, sólo quedan unas diez personas que siguen esta costumbre. 

Si en un momento las tribus nómades del oeste mongoliano eran pioneras y practicantes de esto, hoy ya es difícil encontrarse con los pocos que van quedando.

Instagram theolator

La región de Altai entrenó por años a hombres y mujeres para realizar estas labores. Es un arte que se cultivó por siglos. 

Generalmente eran los hombres quienes se encargaban de estas labores, pero hoy es sostenido sólo por mujeres. Al momento de su entrenamiento, generan un vínculo muy importante y cercano con sus águilas.

Instagram theolator

Son conocidos como Burkitshi, estos cazadores con águilas han transmitido este oficio de generación en generación. 

Cada animal es capturado cuando tiene unos 4 años de vida, una mixtura de juventud y sabiduría. Cada una de ellos es tratada como miembro de la familia, no son una mascota, ni mucho menos un animal cualquiera.

Los alimentan con la mano, les acarician y viven en las casas junto a ellos.

Instagram theolator

Cuando ven alguna posible presa, los cazadores liberan al águila de su brazo y esta parte a por su objetivo. Desde zorros, hasta liebres, son sus presas favoritas.

Instagram theolator

Solo las águilas hembras son usadas para cazar, por su anatomía y facilidad.

Cabe destacar que sólo tienen una vida útil de 10 años en el mundo de la caza, pues posterior a ese periodo son liberadas. Tienen una expectativa de vida de 30 años aprox.

Cuando terminan su etapa de trabajo, pueden volar libres, tener crías y hacer lo que les place. 

Instagram theolator

“Fue como si un miembro de mi familia se hubiera ido. Pienso en lo que está haciendo ese águila; si está a salvo y si puede encontrar comida y hacer un nido. ¿Han sido exitosas sus cacerías? A veces sueño con estas cosas «.

Relató uno de los cazadores entrevistados.

La fotógrafa alemana Leo Thomas realizó un reportaje fotográfico de estas aves, sus dueños y la tradicional forma de cazar.

Una belleza única y majestuosa. Simplemente hermoso.

Puede interesarte