Por Constanza Suárez
4 diciembre, 2018

Lu Guang captó la ​​drogadicción, los problemas ambientales, el VIH y el sufrimiento de las personas comunes en China.

El fotoperiodista independiente chino Lu Guang ha recibido premios en World Press Photo, el premio Henri Nannen, e incluso una beca fotográfica de National Geographic por su fascinante trabajo que ha revelado las cosas que el gobierno chino no quiere que sepamos: ​​drogadicción, VIH, problemas ambientales, entre otros. Inunda al mundo con realidad necesaria. Viviendo en nuestra burbuja llenas de privilegios se nos olvida lo que realmente está sucediendo frente a nosotros. Y bueno, que no hacemos nada al respecto.

Como al poder nunca le ha gustado una sociedad educada, ni informada, cuando alguien decide abrir los ojos de los demás de esta forma, se asustan y toman medidas extremadamente horrendas.

La esposa del reportero gráfico, Xu Xiaoli, afirma que no ha tenido noticias sobre él desde el 3 de noviembre, según informó CNN.

Twitter/Xiaoli11032018/

El 23 de octubre, Guang voló a Urumqi, la capital de la región de Xinjiang, en China, donde planeaba asistir a algunos eventos fotográficos. Luego, viajaría a Sichuan para reunirse con un amigo para participar de un evento de caridad. Pero Chen no pudo encontrar o contactar al fotógrafo.

Cuando el señor Chen le preguntó a Xu Xiaoli sobre su paradero, ella no tenía información alguna. Al investigar la situación, se contactó con la esposa de la persona que había invitado a su esposo a Xinjiang. Le dijeron que tanto Lu como el anfitrión habían sido llevados por la seguridad nacional. Los oficiales locales de la provincia de Zhejiang lo confirmaron más tarde.

Según la BBC, Xinjiang se ha hecho notoria por sus estrictos controles de seguridad, vigilancia pesada y presencia policial, abordando lo que describen como un creciente radicalismo entre la comunidad étnica uigur musulmana. El gobierno es sensible a las críticas y ha detenido a reporteros que estaban investigando historias negativas sobre China.

Lu Guang captó varias de aquellos horrores.

A Xu Li, de 11 años, de Hutsou le diagnosticaron cáncer de huesos.

Lu Guang

El 16 de julio de 2010, el oleoducto de Newport Oil Wharf en la bahía de Dalian explotó, enviando gran cantidad de petróleo al mar. Muchos barcos de pesca fueron asignados para limpiar la contaminación del aceite por 8.150 veces.

Lu Guang

En 2004 ganó en el concurso World Press Photo por su exposición de “aldeas del SIDA”, donde 678 personas se infectaron con el VIH después de vender su sangre

Lu Guang

Su nieto está gravemente enfermo e implora al cielo por ayuda.

Lu Guang

Huérfanos discapacitados adoptados por agricultores caritativos.

Lu Guang

Niños con parálisis cerebral lamen la leche en polvo de la cama para alimentarse.

Lu Guang

El Templo de Laseng tiene una historia de más de 200 años, que incluye el estudio de las medicinas de Mongolia. Fue contaminado gravemente por las fábricas de los alrededores.

Lu Guang

Muchas fábricas se han trasladado del este del país a sus partes central y occidental. Los empleados trabajan en medio del polvo.

Lu Guang

Qi Guihua, en brazos de su esposo. Cayó enferma cuando regresó a la aldea desde Beijing para celebrar el Festival de Primavera. Murió dos horas después de esta fotografía.

Lu Guang

Familias como esta han vendido casi todo lo valioso en su hogar para ayudar a cubrir gastos médicos.

Lu Guang

Dos niñas se preparan para el funeral de su hermano de seis años, quien murió de SIDA.

Lu Guang

 

Puede interesarte