Por Alejandro Basulto
10 mayo, 2019

Jean-Jaques Savin inició su viaje desde las Islas Canarias en diciembre, para llegar al Caribe el pasado viernes.

Los trabajadores del centro de buceo Scubaqua Dive Center se encontraron con una grata sorpresa, cuando supieron que el barco petrolero Kelly Anne había recogido un barril metálico en el que se encontraba el viejo francés, Jean-Jacques Savin. Hombre que a sus 72 años venía de cruzar el atlántico en un simple barril de 6 metros cuadrados que tenía como único impulso las corrientes y los vientos.

Scubaqua Dive Center

Desde las Islas Canarias hasta la pequeña Isla de San Eustaquio en el Caribe, fue el recorrido de Jean. Que significó estar 128 días totalmente solo en el mar en un transporte que carecía de motor. Tras casi 4 meses y haber recorrido 2.930 millas a una velocidad de 2 millas por hora, fue remolcado junto a su barril metálico a tierra firme. Poniendo por fin sus pies en algo que no sea su «barco» tras su salida desde Francia.

«Todo tiene un final… y finalmente ya he terminado mi aventura»

– explicó Savin en un post de Facebook.

Scubaqua Dive Center

Esta aventura, que no es la primera protagonizada por el francés. Debido a que según su web, anteriormente fue paracaidista militar y tuvo un paso como piloto privado. Sin olvidar que en el 2015 escaló el Mont Blanc, la cima más alta de los Alpes.

«Algunos bromearon y preguntaron si lo estaban arrestando a su llegada por estar tan loco»

– dijo a CNN una residente de St. Eustatius.

Scubaqua Dive Center

Es que realmente hay que tener agallas para hacer lo que hizo. Estar casi 4 meses en mar, en una embarcación hecha a mano, que solo contaba con una pequeña cocina, una cama y un espacio para almacenamiento, es realmente una demostración de indudable valentía… o de locura, como dirían otros.

Dorette Courtar

Sin olvidar que para arreglárselas de no pasar hambre, él mismo tuvo que cazar su comida, capturando peces que veía en el océano. Lo que en parte compensó con la botella de vino blanco Sauternes y un pedazo de foie gras que guardó para celebrar la víspera de año nuevo. Además de una botella de Saint-Émillion para celebrar sus 72 años.

Savin todavía quiere llegar a Guadalupe en barco, antes de volver a casa en su barril. Viaje en el que retomará sus días observando los peces a través de las ventanas de su curiosa embarcación.

GETTY IMAGES | AFP

 

Puede interesarte