Su pobre hijo moría de vergüenza a su lado.

Los papás deben lidiar con un montón de responsabilidades cuidando a sus hijos, por eso es de esperar que no siempre estén de ánimo o tengan la paciencia suficiente para enfrentar días llenos de energía. Tal como sucedió con esta mujer, que acompañó a su hijo a un concierto infantil pero terminó siendo la aguafiestas del lugar.

En ese caso, mejor enviarlo con otra persona…

Justo cuando se celebraba un concierto de Kidz Bop en el Anfiteatro Meadow Brook en Michigan, una mujer y madre de un pequeño, decidió que era el momento perfecto para demostrar su mal humor. Si bien llevó a su hijo al evento, lo mantuvo sentado a su lado, sin poder disfrutar como los otros niños.

Youtube @ViralHog

Esto, porque la mujer se mantuvo en constantes discusiones con los demás padres por las típicas pelotas inflables de playa que vuelan en los conciertos infantiles y que golpean a la gente… solo que a nadie le molesta, pues el ambiente es ideal para la diversión.

Es más, cuando una de las pelotas golpea a alguien, la lanzan lejos para que otro la golpee y así sucesivamente va recorriendo todos los lugares del evento.

Solo que la mujer, en vez de lanzarla, se las apoderaba para enterrarle los dedos hasta romperla.

Youtube @ViralHog

Claramente su actitud molestó al resto de los padres que acompañaban a sus hijos e incluso una madre, Lexie Landry Stygar, sacó su celular para grabar la escena: los padres le pedían que dejara de reventar las pelotas y en cambio le permitiera a los niños divertirse.

Pero ella no estaba de acuerdo… y al parecer su pequeño hijo moría de vergüenza por su actitud.

“Notamos a una mujer que al principio, cuando una pelota de playa se cruzaba en su camino, la clavaba en el escenario y se reía, pero luego la situación se intensificó. Después de darse cuenta de que había demasiadas bolas, decidió meterlas debajo de sus piernas, silla y al lado de ella. Después de que tuvo demasiadas, decidió comenzar a abrir agujeros en ellas“, explicó Landry en su publicación.

Youtube @ViralHog

Y luego añadió que “otros padres en la audiencia notaron esto también y algunos incluso se las arrebataron para que no las pudiera abrir. Los padres incluso la confrontaron amablemente por hacer estallar las pelotas de playa y le pidieron que por favor se detuviera y, como puede ver en el video, ella se negó“.

¡Deberían prohibirle el ingreso a los conciertos infantiles! ¿No crees?

Puede interesarte