Por Andrés Cortés
25 agosto, 2017

Cómo terminó allí es lo más extraño del caso.

Seanan McGuire, de Carolina del Norte es un exitoso autor de novelas de fantasía. Pero cuando era más joven trabajaba a tiempo completo en un Centro de Emergencia de un refugio de animales donde su especialización era de reptiles. Con frecuencia habían recibido lagartos y serpientes que los propietarios habían comprado por capricho y luego abandonados cuando se dieron cuenta de cuánto trabajo era cuidar de ellos.

Un día a mediados de los 90’s McGuire recibió una llamada de emergencia de una clínica local. La ansiosa voz del otro lado de la línea dijo: «Hay un hombre con un lagarto en la pierna«.

Twitter @seanan McGuire

McGuire pensó que había oído mal a la persona que llamaba, pero obviamente era un caso para especialistas en reptiles, así que ella y su equipo se dirigieron a la clínica. Cuando llegaron, fueron llevados a un hombre acostado en una camilla.

Su pierna derecha estaba cubierta de sangre y el dolor estaba escrito en su rostro. Estaba rodeado por varios doctores, enfermeras y cuidadores que parecían igualmente sorprendidos y fascinados.

Facebook Jeff Hammer

Los trabajadores del recinto de animales estaban confundidos. ¿Cual fue el problema? ¿Por qué nadie trataba la herida del hombre? ¿Y dónde estaba el lagarto de que habían oído hablar?

Todas sus preguntas fueron contestadas cuando un momento más tarde una pequeña cabeza de lagarto salió de la herida y miró amenazante a los espectadores circundantes. «Por favor sácalo«, dijo uno de los doctores a McGuire, «intentó morder a una de las enfermeras«, recalcó.

Facebook Colin Durkin

Pronto todos recibieron una explicación de lo que había sucedido. El hombre había ido a acampar en una zona restringida y se despertó en medio de la noche para encontrar un lagarto de caimán en su tienda. Cuando el animal se arrastró sobre su pierna, el hombre perdió completamente el control y entró en pánico.

El hombre cogió un cuchillo y comenzó a apuñalar al lagarto. Para su desgracia, el el animal se perdió ¡y terminó conduciendo el cuchillo profundamente contra su propia pierna!

Pero, para empeorar las cosas, cuando el hombre sacó el cuchillo, el lagarto siguió sus instintos e hizo lo que normalmente haría cuando lo amenazara: se arrastró hasta la abertura más cercana, en este caso la herida abierta. Una vez adentro, el lagarto se giró para que su cabeza se enfrentara a la abertura y colocó una posición defensiva.

Seanan  comenzó a agitar su dedo provocativamente frente a la cara del reptil. El lagarto rápidamente se lanzó a su mano enguantada y mordió lo más fuerte que pudo. Seanan se apartó rápidamente y sacó a la lagartija de la herida. Y ahí estaba ella, con el lagarto de caimán todavía mordiendo el guante mientras colgaba en el aire.

Facebook Kinsey Brock

El lagarto nombrado como «Bowie» por los rescatistas lo colocaron en una caja de transporte. El personal del hospital y sobre todo, el herido, le agradecieron a McGuire su gran ayuda.

De acuerdo a Hefty, «Bowie» vivió por otros 6 años en un terrario, llevando una vida del todo feliz. Del hombre no se supo nada, pero la interrogante de por qué intentaría asesinar a un «inofensivo» animal quedó en nuestras cabeza. Pero de seguro no lo hará de nuevo, a menos que desee apuñalarse nuevamente su pierna.

Puede interesarte