Por Catalina Yob
1 marzo, 2017

La joven de 25 años fue expuesta a un rito religioso para purificar su alma «endemoniada».

Una mujer de 25 años de Nicaragua resultó muerta tras ser llevada hasta un recinto en donde un grupo de personas la ayudarían a purificar su alma «endemoniada», y quienes posteriormente la ataron y lanzaron a una hoguera, en donde Vilma Trujillo García resultó con más del 80% de su cuerpo quemado. Esta mañana, médicos del hospital Lenín Fonseca de Managua, confirmaron su deceso tras pasar varios días con riesgo vital.

La Prensa

El 15 de febrero en la comunidad El Cortezal, en la zona norte de Nicaragua, la joven fue llevada por un presunto pastor, Juan Gregorio Rocha de 23 años, hasta la iglesia Misión Celestial de las Asambleas de Dios para realizar una oración de sanación. En el lugar, Vilma Trujillo fue atada de manos y pies y permaneció durante 6 días en el recinto religioso.

En el rito religioso participó diversas personas que ayudaron a maniatarla y luego lanzarla a una hoguera que fue construida en las cercanías. En total fueron dos hombres, dos mujeres y el líder de la congregación, el pastor Juan Gregorio. 

Daily Star/ El pastor Juan Gregorio y Vilma Trujillo

Una de las integrantes de la congregación y quien participó en el delito afirmó a La Prensa que en la madrugada del 21 de febrero fue obligada «por revelación divina» a levantar una fogata en el patio del recinto eclesiástico «para sanar a la víctima a través del fuego». 

La policía por su parte declaró que el cuerpo moribundo e incinerado de Vilma Trujillo fue cruelmente abandonado en un barranco, lugar en que fue avistado 9 horas después por su propia hermana.

«Hecha la fogata, a eso de las cinco y media de la mañana, lanzaron al fuego a Vilma Trujillo amarrada de pies y manos, resultando con quemaduras graves de primer y segundo grado en el 80% de su cuerpo».

La Prensa

Otra de las colaboradoras que fue detenida por el delito de asesinato, manifiesta que lo que hicieron fue debido a un llamado de Dios, quien dictó que a través del fuego, esta mujer podría sanarse.

«El espíritu la suspendió (en el aire) y cayó al fuego. Dios dijo que iba a sacar ese espíritu malo de ella y que hiciéramos un fueguito, porque iba a ser expulsado el demonio».

Una de las miembros de la Red de Mujeres Contra la Violencia en Nicaragua, Miurel Gutiérrez declaró al mismo medio que como organización han prestado toda la ayuda necesaria a la familia de la víctima, especialmente a su hermana de 15 años, quien quedó traumatizada tras ver el cuerpo calcinado de su hermana. 

Asimismo la dirigente del Movimiento Autónomo de Mujeres (MAM), Juanita Jiménez estableció que el brutal crimen es resultado del fanatismo que caracteriza a este tipo de congregaciones religiosas y del abandono institucional en la que coexisten los habitantes de las zonas más alejadas del país. 

“Independiente de la religiosidad, nada justifica un acto de crueldad como fue la quema de esa mujer, quien fue puesta en la hoguera con la participación de otras personas en la manipulación religiosa que se hace. Una combinación atroz en perjuicio de los derechos de las mujeres».

La Prensa

Hasta el momento los cinco involucrados en el delito han sido detenidos bajo los cargos del cruel e irrisorio asesinato de Vilma, quienes de la misma forma están siendo investigados por presuntos abusos sexuales hacia la víctima. 

Puede interesarte