Por Alejandro Basulto
14 mayo, 2019

“Ahora tengo que irme a la cárcel por algo que ni siquiera hice”, dijo indignado Ricardo.

Ricardo González se había hecho una vasta fama en su tierra natal. Era conocido como el amado chofer de un taxi colectivo, que transportaba de manera gratuita a abuelitos, bomberos y personas en situación de discapacidad en Antofagasta. Su solidaridad y buen corazón, lo llevó hasta salir destacado entre más de 1.500 historias de personajes en Chile, para una iniciativa denominada Nuevos Héroes 2018, que buscaba premiar a personas que realizan desinteresadamente actividad en pos del prójimo.

La Estrella de Antofagasta

Pero todo se le empezó a derrumbar cuando el año pasado, viajando en su vehículo sin ocupantes, un conocido suyo le pidió que privadamente lo transportara junto a otros tres sujetos. Él accedió, hasta que llegando por la calle Concepción, la policía lo sometió a un control, según sostiene el diario La Estrella de Antofagasta.

La policía revisó el auto, encontrando pistolas y otra armas de fuego, que según Ricardo, pertenecían a quienes le había accedido a trasladar.

“Me paré, les mostré mis documentos y me hicieron bajar… Pero lo grave es que cuando revisaron a los demás y al auto, encontraron pistolas, armas de fuego. Yo le dije al carabinero que a mí me pagan por hacer un servicio y yo no puedo estar revisándolos a ellos”

– dijo González.

Wikimedia

Él en su defensa además acotó, que era conocido por devolver celulares, dinero y diferentes pertenencias que se le quedaban a los pasajeros en su vehículo. Pero eso no bastó. De los cinco años de presidio que en un principio le dieron, solo logró reducir la sentencia a tres años.

La Estrella de Antofagasta

Le quedan solamente unos días para apelar contra la condena y sus ánimos no son los mejores. “Ahora tengo que irme a la cárcel por algo que ni siquiera hice”, dijo indignado Ricardo, quien fue otro en darse cuenta como la vida de repente da unas vueltas que pueden terminar en resultados lamentables o simplemente, trágicos.

 

Puede interesarte