Por César Ruiz
9 marzo, 2016

Se disfrazaron, bajaron por el hoyo del ascensor y perforaron grandes agujeros en las paredes.

Ya quiero ver en unos meses que cualquier director se base en esta historia para crear el nuevo éxito de taquilla o continuar la saga de ‘La gran estafa’. Es el robo más grande de la historia de uno de los países más poderosos del mundo: Inglaterra. El golpe fue perpetrado por un grupo de jubilados en 2015. Juntos se llevaron el módico botín de 18 millones de euros.

Los ladrones atacaron la cámara acorazada del área Hatton Garden en Londres -famosa por ser el centro de la joyería en esa ciudad- la Semana Santa del año pasado, aprovechando el fin de semana largo.

Reuters
Reuters

Su golpe parece una réplica de La gran estafa: Se disfrazaron como empleados de gas, descendieron por el hueco del ascensor y perforaron tres grandes agujeros en las paredes de medio metro de hormigón, gracias a un taladro industrial de diamante.

Las imágenes de las cámaras de vigilancia registraron sus idas y venidas cuando vaciaron 73 cajas fuertes para llevarse un botín estimado en 14 millones de libras (casi 20 millones de dólares) entre en oro, zafiros, diamantes, joyas, relojes de lujo y dinero en efectivo.

John Collins de 74 años, tenía la labor de vigilancia durante el robo pero se quedó dormido / Metropolitan Police
John Collins de 74 años, tenía la labor de vigilancia durante el robo pero se quedó dormido / Metropolitan Police

Aunque sonaron las alarmas la policía no actuó y el audaz golpe fue descubierto hasta el martes siguiente.

Por supuesto, también tuvieron sus inconvenientes. Perforar las paredes fue más complicado de lo que pensaban y tuvieron que llevar material extra. Debido a esto el cerebro del equipo, Brian Reader, de 76 años, decidió abandonar después de la primera noche. Como si hubiera sido un día común, se desplazó a casa en autobús con un pase gratuito de jubilado robado.

Brian Reader, "El Maestro", tiene 76 años y un extenso historial criminal / Metropolitan Police
Brian Reader, «El Maestro», tiene 76 años y un extenso historial criminal / Metropolitan Police

Desafortunadamente para ellos, la tecnología los delató. El detective al frente del caso los describió como «criminales analógicos operando en un mundo digital”.

Micrófonos escucharon al miembro de la banda Terry Perkins, de 67 años, jactarse de haber logrado “dar el mayor golpe de este mundo de mierda”. También mencionó su diabetes y las inyecciones de insulina que necesitó en las pausas del robo.

Terry Perkins. Celebró su cumpleaños 67 realizando tal robo / Metropolitan Police
Terry Perkins. Celebró su cumpleaños 67 realizando tal robo / Metropolitan Police

La banda cayó el 19 de mayo pasado en una serie de redadas policiales con más de 200 agentes. Cuatro de los criminales ya reconocieron su culpabilidad mientras que uno sigue desaparecido.

Uno confesó que su parte del botín estaba escondido en una tumba familiar, pero aun no se han encontrado dos tercios de lo conseguido en el robo.

Danny Jones, de 58, se preparó para el robo leyendo el libro Medicina forense para dummies / Metropolitan Police
Danny Jones, de 58, se preparó para el robo leyendo el libro Medicina forense para inútiles / Metropolitan Police

El fiscal Philip Evans calificó este suceso como el robo «más importante de la historia judicial del Reino Unido» y los protagonistas tienen una edad media de 61 años.

Ahora los criminales esperan su sentencia. Algunos ya tienen un historial delictivo y regresarán a la cárcel, otros pisarán una celda por primera vez. Al final, no resultó exactamente como la película que protagoniza Brad Pitt y George Clooney pero… estuvieron a punto de conseguir salirse con la suya.

Puede interesarte