Por Daniela Morano
9 marzo, 2018

“Pero cuando caminé más adentro tuve respuesta y me asusté, estaba totalmente oscuro”, dijo el joven.

Izaak Eglington-Watts y su sentido de la aventura cambió su vida por siempre. El joven caminaba por el bosque Plymbridge en Devon, Inglaterra cuando se encontró con misterioso hoyo en un muro. No pensó que sería algo misterioso, más bien una oportunidad para jugar una broma. Decidió gritar en el vacío pero sufrió el susto de su vida cuando alguien le respondió desde el otro extremo.

Quien hablaba desde el otro lado era James Thompson, quien había desaparecido en marzo del 2017 cuando tenía 51 años.

The Sun
The Sun

Izaak le comentó a Plymouth Herald que “estaba aterrado. No esperaba que alguien respondiera, pero estoy muy feliz de que lo hayan encontrado. Fue sólo curiosidad y miré hacia adentro, no pensé que habría algo”.

Thompson habría sido herido en el parque y buscó refugio. Izaak y su amiga Emily se habían perdido dentro del parque y por eso accidentalmente encontraron el túnel.

The Sun
The Sun

Si ellos no hubiesen encontrado a Thompson, el hombre habría muerto por deshidratación y hambre.

“Entré y le pregunté a Emily si quería ir conmigo, de inmediato dijo que no. Gritaba ‘hola’ pero sólo había un eco. Pero cuando caminé más adentro tuve respuesta y me asusté, estaba totalmente oscuro adentro. Sólo tenía la luz de mi celular pero no veía nada”.

The Sun
The Sun

Llamaron a la policía y Thompson fue rescatado. “Su familia debe estar feliz. Está a salvo y bien ahora”.

Puede interesarte