Por Alejandro Basulto
5 noviembre, 2019

Lamentablemente para la pareja conformada por Stefan y su esposo Rosha, no pueden hacer mucho, debido a que el establecimiento no recibe fondos públicos.

Muchos padres que trabajan tienen que recurrir a guarderías para que sus hijos sean cuidados y reciban los estímulos necesarios mientras ellos se encuentran en su horario laboral para ganar el dinero necesario para el hogar.

Y Stefan junto con su esposo Rosha, son dos suizos que viéndose en esa situación de muchos papás, buscaban una guardería para dejar a sus hijos Rafael y Rahul, sin saber que esto conllevaría que sufrieran ellos y sus pequeños gemelos de tres años un acto discriminatorio en su contra.

20 Minutes

Ya que cuando fueron a inscribir a sus simpáticos gemelos a una guardería en Lenzburg, Suiza, terminaron siendo rechazados debido a que según las autoridades del establecimiento, dos hombres criando a hijos «no es normal ni natural». Lo que no solo significó una exclusión para Stefan y Rosha como padres, sino que también de los pequeños de un espacio que históricamente ha servido para que los niños socialicen entre sí antes de asistir al preescolar.

«(la directora de la guardería) dijo que los niños pueden ser muy malos, y por eso no quería dar la bienvenida a los hijos de una pareja gay (…) Esperamos que ninguna otra pareja gay o lesbiana tenga que enfrentar la misma discriminación que nosotros»

– declaró consternado, Stefan, al periódico suizo 20 Minutes.

20 Minutes

Lamentablemente, la pareja conformada por Stefan y su esposo no tienen mucho que hacer. Aún aunque sea un claro caso de discriminación y exclusión por orientación sexual. Esto debido a que, Christoph Hofstetter, empleado del municipio de Lenzberg, asegura que como la guardería no recibe dinero público, no tiene porque aceptar a los niños, debido a que no rige en ellos las leyes y programas de inclusión de la diversidad sexual.

«Este incidente muestra que la protección contra el odio y la discriminación es una necesidad (…) Si estos niños tuvieran padres judíos, su exclusión sería ilegal»

– declaró la abogada Cordula Niklaus, vicepresidenta de Wybernet, una asociación suiza de profesionales lesbianas.

20 Minutes

Esta situación no pasó desapercibida, llegando el sábado pasado varios activistas locales a besarse en público para protestar contra la discriminación. Mientras Stefan y Rocha esperan que comience pronto el preescolar del próximo año, a falta de una guardería para sus pequeños.

 

 

Puede interesarte