Por Andrés Cortés
11 enero, 2018

Una familia rota, un hombre violento y unos hermanos en busca de justicia.

Durante nuestras vidas enfrentamos muchos misterios y muchos de ellos consiguen ser revelados. Desde la verdadera identidad de «Papá Noel» hasta saber qué era el hada de los dientes. No obstante, los misterios de asesinatos tienen un camino mucho más sombrío y tenebroso, en donde muchas ocasiones estos no logran ver la luz.

Pero las redes sociales y la tecnología han ayudado a develar la verdad sobre crímenes que, incluso, han ocurrido hace 50 años.

Paul Booth y David Dearlove

Esta es la foto que ha desatado un torbellino de revelaciones. En ella vemos a David Dearlove, quien se encuentra sentado delante de un muro de ladrillos junto a un pequeño entre sus piernas. El niño se llama Paul Booth, tenía 19 meses de edad y nadie sabía que, al poco tiempo de tomada esa foto, este moriría.

Todo ocurrió en un barrio de la clase obrera en Haverton Hill, al norte de Inglaterra, en 1968. Lo que ocurrió allí jamás quedó claro, pues la muerte del niño fue tomada como un accidente doméstico. «El niño se golpeó la cabeza contra el suelo» y, supuestamente, falleció debido a las heridas producidas por el impacto, señala el medio The Washington Post.

Autor desconocido. Ayúdanos a encontrarlo.

Paul, el niño que vimos en la imagen, tenía dos hermanos mayores: Peter y Stephanie. 50 años más tarde Peter revisaba su cuenta de Facebook y descubrió que el hijo de David Dearlove había publicado esta imagen y sus recuerdos afloraron.

Peter, que ahora tiene 53 años explicó que cuando vio la foto en facebook «se sintió furioso» ya que, según él, David Dearlove, el hombre que acompaña a su hermano en la imagen, lo habría asesinado.

Autor desconocido. Ayúdanos a encontrarlo.

Su corazonada es tan fuerte que llevó este caso a tribunales y, luego de 50 años, busca hacer justicia. Incluso cuando el presunto asesino tiene 71 años de edad.

El fiscal que lleva el caso declaró que no existía alguna duda de los motivos de su muerte. «Murió a causas de las graves heridas producidas en su cerebro a raíz de la fractura de su cráneo«. El gran problema se encuentra a la hora de determinar quién causó esas heridas.

Paul Booth

De acuerdo a los testimonios que se han escuchado en el juicio, «Dearlove era un maltratador  abusaba de los 3 niños con los que vivía en aquel entonces«. Los hermanos Peter y Stephanie relataron algunas de las horribles escenas que sufrieron en aquella época.

«Si te escondías debajo de la cama, te sacaba por los tobillos a rastras y así podía patearte la cabeza«, contó Peter en un aterrador relato en donde aseguró que el hombre era un abusador.

David Dearlove

El día que Paul murió precisamente se encontraba bajo el cuidado de David y cuando su madre notó que algo pasaba, descubrió que el hombre intentaba reanimar al niño inconsciente. «Aseguraba que se había caído de la cama y se había golpeado la cabeza«, cuenta Peter.

Peter se basó en los estudios que se realizaron 50 años atrás en donde el fiscal contó que el niño padecía de muchos hematomas, fruto de los continuos maltratos que el niño sufría y tendrían como autor a David Dearlove.

Lamentablemente 2 años luego de ocurrido el incidente la madre de Peter se separó de David y en los años 90’s falleció, llevándose a la tumba todo lo que ella sabía o sospechaba de aquella fatídica tarde.

David Dearlove

No obstante, quien aún mantenía los recuerdos vigentes era Peter y relató lo siguiente:

“Fui hasta la puerta que conducía a la habitación que daba al frente de la casa. Esta estaba entreabierta y pude asomar la cabeza para ver a David Dearlove y a mi hermano Paul allí. Pude ver que Dearlove balanceaba a Paul mientras lo sujetaba con los brazos extendidos.

Se giró y, mientras sujetaba a Paul por los tobillos, lo golpeó contra la chimenea. Paul estaba boca arriba, mirando al techo. Hubo un quejido, un grito, y luego escuché a mi madre salir de la cocina y gritar ‘¿qué ha pasado?’. David Dearlove sujetaba a Paul en el suelo con sus dos bracitos a los lados. Yo tenía mucho miedo, por lo que volví corriendo a mi cama y me quedé ahí hasta que me dormí. Puedo recordar el sonido que hizo, fue horrible”.

-Peter

Peter Booth

Los hermanos explicaron al tribunal que, en aquel entonces, no dijeron nada por miedo a las acciones que podía tomar David. Especialistas del área forense analizaron las pruebas y determinaron que las heridas que presentaba Paul podrían haber sido causadas por una agresión deliberada y no por caerse de la cama.

Esperamos que este caso vea la luz, aunque todo apunta a que el señor David fue el culpable de este crimen.

Puede interesarte